¿Es usted cliente de Kone?

Este señor con pinta de apacible jubilado que va a ver las obras los miércoles por la tarde es el culpable de muchos de sus dolores de cabeza y de su menguante economía. Su nombre en Antti Herlin y es el presidente de la multinacional finlandesa Kone.

Según la revista Forbes, Herlin es la persona más rica de Finlandia, con una fortuna de más de 6.800 millones de euros. Lleva siendo el máximo dirigente de la tercera empresa de ascensores más importante del mundo durante los últimos 25 años y además es accionista mayoritario de la empresa Sanoma, propietaria del principal periódico finlandes: el  Helsingin Sanomat. Lo que significa, como pueden imaginar, que tiene a los medios bien controlados  y calladitos, sus tentáculos mediáticos podrían llegar hasta España, lo que explicaría el silencio de los medios de comunicación masivos ante los abusos de la compañía.

Atención a esta frase pronunciada por Antti:

Soy un apasionado de los ascensores. Es una cosa muy curiosa, nosotros nos tomamos muy en serio esas cajas de metal.

Nosotros sabemos que Antti también es un apasionado de las vacas. Dice que se toman muy en serio las cajas de metal, quizá quiere decir que se toma muy en serio facturar gracias a esas cajas de metal que ha convertido en auténticas máquinas tragaperras llenas de lucecitas que sólo sirven para rebañar el bolsillo del cliente.

Ahora hablaremos del Padre del Antti. Llamado Pekka, quien era  “un gilipollas borracho, un monstruo humano, el cerdo de peor calidad, una mierda erguida, un trastornado mental, el cual debería haber sido esterilizado a su debido tiempo porque era socialmente peligroso”.  Esto por supuesto no lo decimos nosotros, si no Niklas Herlin, hermano de Antti y por lo tanto hijo de Pekka.

Pekka hizo su testamento a favor de su hijo favorito Antti cuando murió en 2003, dejando a Niklas sin nada, por lo que este estalló haciendo esas declaraciones sobre su padre. 

También hay que decir que el vicio del nepotismo ha segudio en la compañía, ya que el hijo y la hija de Antti Herlin ocupan destacados puestos en el consejo de administración de la compañía.

¿Cómo una pequeña empresa familiar que opera en el mercado interno de Finlandia en 1960 pasa a ser un gigante de los ascensores cuando no había edificios realmente altos en esa década? Ese ascenso fulgurante de “La Máquina” KONE tuvo lugar durante el tiempo en que Pekka Herlin, el padre del actual dueño de KONE, era CEO y Presidente de la compañía (1964-2003). En este espacio de tiempo, KONE pasó de ser una compañía de poco menos de dos mil empleados, a la primera compañía finlandesa operativa a nivel mundial con más de 50.000 empleados. Un logro poco menos que milagroso.

¿Cómo pudo ocurrir este milagro de los panes y los peces?  

La prensa finlandesa afirma que el modelo ideal de negocio que utiliza la empresa KONE está basado en el de la mafia, ya que este era un sistema muy admirado por el Sr. Pekka Herlin. Esta afirmación tan contundente se recoge en la propia biografía de Pekka Herlin.

El periódico finlandés ILTA-SANOMAT[1], explica lo siguiente:

Herlin pensó que la familia se debía organizar como en el libro El padrino, de Mario Puzo, la lectura de cabecera del Sr. Pekka Herlin. En otras palabras, la familia y la compañía debían ser uno solo, y debería organizarse todo con estilo.

Gerhard Wendt, quien fue CEO de KONE, afirma que, como Michael Corleone, el jefe de la mafia creado por Puzo, Pekka Herlin no pudo hacer una distinción clara entre la familia y la empresa. Es decir, el padre del actual presidente de KONE “tenía sus propias reglas”, y por ello creyó conveniente que su fiel sucesor en la compañía fuese Antti Herlin, a pesar de tener más hijos.

Una historia familiar digna de la mejor película de mafias que explica muchas cosas del funcionamiento de esta multinacional centrada en chupar la sangre de los clientes

Pero no se preocupen, que esta historia tiene muchos más capítulos

Seguiremos informando


[1] https://www.is.fi/taloussanomat/art-2000001648241.html

avatar
  Suscríbete  
Notificar de