Estamos en una  semana negra para el sector de la elevación. Hoy hemos conocido otro desgraciado accidente que ha acabado con la vida de otra persona.

Esta vez la víctima ha sido el conserje del Instituto de Enseñanza Secundaria Monte Naranco en Oviedo, quien ha muerto tras ser aplastado por el ascensor del centro donde trabajaba.

La tragedia se ha desatado cuando Jose Antonio Cuendias de 62 años trataba de recuperar unas llaves que se le habían caído por el hueco del ascensor. Una vez en el foso, mientras buscaba las llaves, por motivos que aun se desconocen, el ascensor se ha accionando y ha matado al conserje aplastándole.

Ocurrió a primera hora. Los alumnos ya habían ocupado sus pupitres en las aulas. Mientras el conserje realizaba sus funciones diarias y extravió su manojo de llaves por la pequeña abertura inferior del ascensor. Para tratar de salir solicitó a la secretaria del centro que le trajera una escalera.  Poco después, la puerta se cerró y el elevador descendió. Cuendias falleció en el acto. Nada se pudo por hacer por salvar su vida.

La secretaria ha sido la primera en percatarse de la fatal desgracia y ha empezado a pedir ayuda en el pasillo.

Posteriormente, los docentes se han encargado de ir aula por aula informado de que el conserje había sufrido un accidente aunque, inicialmente, sin profundizar con los alumnos en la gravedad de los hechos.

Varias patrullas de la policia nacional y personal sanitario se han desplazado hasta el centro, pero no han podido hacer nada por salvar la vida del conserje, que murió en el acto. El cuerpo ha sido rescatado por los bomberos.

Por otra parte la policía científica ha estado en el instituto recabando información para la investigación que se ha abierto al respecto. También la policía judicial y el forense se han personado en el lugar, donde han procedido al levantamiento del cadáver.

La dirección del centro ha pedido a los alumnos que se vayan a sus domicilios. Varios políticos locales como el Alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, el concejal de seguridad ciudadana, José Ramón Prado y la consejera de educación, Carmen Suarez, se han desplazado hasta el lugar del accidente.

Según la directora del colegio Jose Antonio Era un «compañero extraordinario, comprometido, responsable y mi mano derecha». Una persona «muy carismática y entrañable, muy querida por todos en el centro.

Ahora, los agentes están tratando de esclarecer las causas del accidente. Por qué cuando el conserje accedió al hueco del ascensor mediante la llave que permite fijar la cabina a media altura en la caja- este pudiese estar operativo al mismo tiempo. Según comentan otros trabajadores del centro, el elevador suele permanecer cerrado, salvo para los casos en que algún alumno o persona con problemas de movilidad necesita su uso.

Desde Comisiones Obreras se preguntan ¿Por qué el trabajo nos sigue costando la vida?. Una muy buena pregunta, pero que no va al núcleo de la cuestión, que no es otra que ¿Cómo pudo accionarse el ascensor si el conserje lo había parado con la llave? ¿Quién llevaba el mantenimiento del ascensor?

Porque otra vez es imposible saber quién era el responsable del mantenimiento o la instalación del ascensor. Vuelve la desgracia a cebarse con los usuarios o trabajadores del ascensor y la FEEDA y las multinacionales no dicen nada.

Y otra pregunta muy importante. ¿Recibió el conserje correctamente un cursillo para saber manejar el ascensor en modo rescate correctamente tal y cómo dicta la ley?

Toni Cuendias, descanse en paz.

Seguiremos informando

avatar
  Suscríbete  
Notificar de