Ayer les informamos de la triste noticia del fallecimiento de Pedro Garrido, un técnico de ascensores que murió mientras desarrollaba su actividad profesional en un ascensor de un del núcleo de Costa Ballena en el municipio gaditano de Rota.

Pedro murió decapitado por el ascensor que estaba manteniendo. Un accidente muy extraño que ya está siendo investigado por la policía. ¿Estarían las puertas del ascensor puenteadas? Esa sería una explicación para el trágico accidente? ¿Si fuera así quién y para qué las habría puenteado?

Otro aspecto muy extraño de este desgraciado suceso es que sabemos prácticamente todo acerca del finado, ya que aparte de su labor como técnico de ascensores, era el presidente de un equipo histórico del futbol regional andaluz: el Jerez Industrial. Eso propició que todo el mundo del deporte, especialmente en el sur de España se volcará en dar pésames y apoyar a la familia en estos duros momentos. Pero curiosamente nadie menciona para que empresa trabajaba el fallecido. En todos los medios se informa que La Policía Nacional ha abierto diligencias para esclarecer las circunstancias del accidente. Al ser considerado un siniestro laboral, se ha alertado también a las autoridades en materia de seguridad laboral, pero en todas partes de oculta para que empresa trabajaba Pedro Garrido.

¿A ustedes les parece esto normal? ¿Como deberíamos calificar que la empresa que lo contrataba no haya hecho una sola mención pública al asunto? Ni si quiera para lamentar su muerte, como sí han hecho los equipos de futbol, partidos políticos y el ayuntamiento de Jerez.

La noticia de la muerte de Pedro Garrido ha llegado incluso a los informativos de Antena 3, pero sólo por su variante deportiva por la condición de directivo de un club de Garrido y no por la causa de su muerte en accidente laboral. Y mucho menos se ha informado acerca de a que empresa estaba prestando sus servicios en el momento del accidente.

Un día después del accidente ni la FEEDA ni ninguna multinacional ha hecho mención del accidente. Como si nada hubiera ocurrido, como si no hubiera perdido la vida un trabajador del sector en el cumplimiento de sus funciones. La FEEDa hoy seguía en el autobombo. Hoy con el inefable Francisco Gonzalez dando premios a amiguetes, pero no tienen un segundo para recordar a la víctima y colaborar con la investigación de lo ocurrido.

Estamos ante un caso único y alarmante. El silencio generalizado cuando se trata de accidentes en el sector del ascensor. Cuando hay un accidente de aviación, por ejemplo, sabemos al detalle la compañía responsable, el número de vuelo y los motivos del accidente, lo mismo pasa cuando es un barco o cuando una remesa de coches salen defectuosos. Pero cuando un ascensor se cae o muere un operario trabajando… el silencio más absoluto.

Nadie osa en cuestionar la omertá del sector del ascensor. ¿Nadie? ¡No! Un pequeño medio independiente está ahí para destapar la verdad.

Seguiremos informando.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de