Hoy los políticos que se presentan a la presidencia de la comunidad de Madrid han vuelto a dar una muestra de lo mal representados que estamos los españoles. En el debate que se llevaba a cabo en la cadena SER con todos los candidatos excepto Isabel Ayuso, los líderes de los dos partidos en los extremos del espectro ideológico, Vox y Podemos, se han enzarzado en una discusión que ha provocado que Pablo Iglesias abandonara el estudio.

El motivo es que Rocío Monasterio no ha condenado explícitamente las presuntas amenazas que Iglesias ha recibido por carta. No pierdan detalle.

Ahora recapitulemos un poco. Todo esto viene de una carta que el exvicepresidente del gobierno y ahora pensionista Pablo Iglesias recibió con amenazas a él y toda su familia acompañadas por unas balas de CETME, el fusil que usa la guardia civil y el ejército.

¿Pero que hay de cierto en la versión que explica Pablo Iglesias? No son pocos los expertos que consideran que se trata de un montaje realizado por el propio Podemos para victimizar a su líder y conseguir rascar unos votos.

Según expertos en armamento militar, estas balas no son exclusivas de CETME. Los CETME usan munición genérica compartida con muchos otros fusiles. Es decir que las balas podrían ser de cualquier arma y de cualquier ejército, incluso se usan para realizar prácticas de tiro. El hecho de vincularlas con el ejercito o la guardia civil, son una clara estrategía para desprestigiar a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, como viene siendo común en todo el argumentario podemita.

Por otra parte, trabajadores de Correos ponen en duda que la carta con la munición pueda haber llegado mediante sus servicios al exministro. La empresa pública somete a todos los paquetes que gestiona a rigurosos exámenes de seguridad y por su puesto enviar munición, explosivos o droga está prohibido y penalizado, es difícil que pueda llegar una carta de esas características a cualquier persona y menos a alguien tan conocido como Pablo Iglesias.

Otra cosa es que las balas hubieran llegado descargadas, con lo cual la carta la podría haber enviado cualquier fantasma que hubiera comprado las balas por wallapop, con lo que la amenaza no pasaría de una broma de mal gusto.

Por último hay que decir que trabajadores de correos aseguran que los sellos que se ven en la foto del paquete, no se corresponden con un envío de esas características. Dicen que lleva dos sellos de 1’5€ que sumarían 3€, cuando ese envío no llega ni a costar 2€, por otra parte el uso de los sellos con la cara del rey son para completar precio y además son sellos que apenas se usan en la actualidad, lo que da a pensar que podría tratarse de un montaje.

Bulo o no, lo que está claro es que tanto Iglesias como Monasterio tienen un doble rasero. Una al no condenar una presunta amenaza a un político y el otro al defender los insultos en política, pero llorar cuando los insultos los recibe él.

Seguiremos informando

avatar
  Suscríbete  
Notificar de