Como en tantos ámbitos de la vida, muchas veces los políticos sólo aparecen para hacerse la foto y sumarse los puntos.

Esta semana se estrenaron dos nuevos ascensores de la marca OTIS en el hospital  Puerta del Mar de Cádiz. En realidad no hay nada reseñable en esa noticia, es un hospital antiguo que necesita alguna reforma y se ha empezado por modernizar los ascensores.  Hasta ahí todo normal, pero en esta ocasión se ha usado esta renovación que no deja de ser un tramite de mantenimiento como cualquier otro, para hacer campaña política por parte del Partido Popular, quién gobierna en Andalucia.

Ni corta ni perezosa, la delegada de la junta en Cádiz, Ana Mestre, ha realizado todo un despliegue mediático alardeando de la cantidad de pasta que el gobierno se había gastado en la operación (Dinero que por cierto va derechito a los bolsillos de una multinacional y no hablamos solo de la instalación, si no del chollo de mantenimiento por las próximas décadas).

Entre el séquito de Mestre encontramos a la delegada provincial de Salud, Isabel Paredes y el Gerente de los Hospitales Puerta del Mar y San Carlos de San Fernando, Sebastián Quintero. Vamos que les faltaba llegar bajo palio.

Que sí, que los dos nuevos ascensores son más rápidos, accesibles a personas con movilidad reducida y cuentan con un motor de bajo consumo y recuperación de energía, entre otras prestaciones. El de la escalera central tiene capacidad para 13 pasajeros y una carga de mil kilos, y el del hall principal para 21 y un peso de 1.600 kilos.

El coste de los ascensores se eleva a 255.718 euros. Una pasta pagado por todos los andaluces que quizá no tenía sentido haber gastado ahora, teniendo en cuenta la antigüedad del edificio y que desde hace más de 15 años se viene prometiendo la construcción de un nuevo hospital regional en la ciudad. ¿Trasladarán los ascensores al nuevo hospital? Claro que no, harán unos nuevos igual de caros. Total paga el contribuyente y recibe una multinacional extranjera, que más da.

¿Qué será lo próximo? ¿Inaugurar el cambio de una bombilla?

Estos políticos tan aficionados a las inauguraciones de ascensores, deberían emplear un poco más de tiempo a enterarse como tratan sus socios preferentes, es decir las multinacionales del sector de la elevación y su guardiana Feeda a los vecinos. Si en vez de regalarles dinero como lo hacen los fiscalizaran un poco nos iría mejor a todos.

Seguiremos informando

avatar
  Suscríbete  
Notificar de