Hoy les vamos a contar un caso en primera persona realmente escalofriante. Muchas veces nos quejamos del mal servicio que da la multinacional Kone a sus clientes, pero cuando la víctima de este maltrato tiene rostro humano la actuación de esta empresa dirigida por adictos a la facturación, se vuelve más indignante.

Este es el caso de Pilar, una usuaria de ascensor de Kone que tuvo que soportar tener el ascesnsor parado durante casi un año mientras su marido estaba convalesciente de una operación en la planta del pie, lo que le provocó un empeoramiento en su situación.

Pero mejor escuchemos el testimonio de Pilar de primera mano.  

Quiero dar mi peor opinión sobre esta empresa que nos ha engañado miserablemente después de haber aprobado su presupuesto para la sustitución del ascensor de nuestra comunidad. .Nos han dejado sin ascensor durante 5 meses con engaños continuos diciéndonos que empezaban siempre a la semana siguiente.

Así durante meses desde enero. Al final nos cortaron en julio nuestro ascensor y siguieron sin empezar la obra, a pesar de tener la desfachatez de seguir cobrando el mantenimiento de un ascensor que ya no funcionaba y los plazos del nuevo hasta el 75% sin ni siquiera empezar la obra. Hasta que la comunidad tomó la decisión en octubre de notificar por escrito a Kone que no pagábamos un duro más hasta que no finalizarán. Dos días más tarde empezaron la obra pero parándola cada dos por tres con excusas absurdas.

Estamos a finales de Diciembre y el ascensor está terminado desde hace un mes pero no nos lo han activado porque ahora nos dicen que industria no les da el visto bueno por el papeleo incorrecto.

Se les ha suplicando por activa y por pasiva que en el edificio hay gente enferma y personas mayores atrapadas en sus casas sin poder moverse. Concretamente mi marido recién operado de una herida consecuencia de la Diabetes en la planta del pie y no puede apoyarlo. Y está gente tienen la sangre fría de seguir engañándonos y dándonos largas diciendo que la culpa es de los funcionarios de industria que no trabajan porque es Navidad. Nos siguen dando largas semana tras semana tratándonos como si fuéramos estúpidos.

Se ríen en nuestra cara pidiéndonos disculpas y siguen sin hacer nada. Mi marido ha empeorado consecuencia de bajar y subir 5 pisos para ir a las curas con una herida abierta en la planta del pie y ahora le tienen que volver a operar por haber empeorado. Ha tenido que estar ingresado 15 días consecuencia del empeoramiento por subir y bajar la escalera. Pero lejos de intentar resolverlo, hacen oídos sordos y siguen engañándonos miserablemente. Hace falta tener poca humanidad para consentir esto y poca a profesionalidad. Quiero que se sepa para que nadie más sea engañado por una empresa que promete unas condiciones fantásticas y luego engaña de la manera más ruin.

A fecha de hoy, siete meses después nos siguen engañando y dando largas. Son tan impresentables e inhumanos que sabiendo plenamente que hay personas muy enfermas en el edificio a las que tienen que estar viniendo a recoger en ambulancia para ir al hospital todas las semanas, sigue sin darnos el ascensor que instalaron ya hace más de dos meses y que según ellos está en plena capacidad para funcionar. Nos mienten inhumanamente una semana tras otra echándole la culpa al ministerio de industria. Me da lo mismo que sea “Pedro que sea Juan”. Ellos nos han sacado el dinero con la garantía de que todo iba a funcionar perfectamente no siendo así. Ellos son responsables ante industria y ante nosotros de cumplir con sus obligaciones y presentar todo correcto para el visto bueno de Industria. También son responsables de que si es así y todo está bien, exigir la autorización inmediata a dicho Ministerio. No se puede consentir tal pasividad de unos y de otros. Hay en juego seres humanos con problemas serios.

La usura y la prepotencia, la mentira, la falsedad y en este caso hasta la estafa a la que nos están sometiendo por no cumplir con el contrato que firmaron con mi Comunidad en su día, es de juzgado de guardia y como tal van a ser denunciados y a pedir responsabilidades.

Estamos presos en una cárcel que es nuestro hogar por culpa de su miserable e inútil actuación. Kone es igual a mentira, igual a estafa, igual a irresponsabilidad, igual a que se ríen en tus narices y te toman por idiota, igual a chapuceros que para rematar las obras mandan a los peores albañiles que se puedan encontrar, dejándolo todo puesto como un aficionado de mala manera. Kone es una vergüenza nacional que no merece ni el más mínimo de los respetos y al que nadie debería de volver a contratar si es que no quieren tener problemas.

Lamentablemente esta historia de terror que ha tenido que vivir Pilar y su esposo no es una excepción ni una anomalía, es el pan nuestro de cada día para miles de usuarios del ascensor que pagan religiosamente sus facturas a Kone (o a otras grandes compañías que actúan de manera parecida), pero muchas veces no encuentran el altavoz necesario para exponer sus quejas, sobre todo ante una administración cada vez más ensordecida por la connivencia con FEEDA y las multinacionales.

Si usted ha sido víctima o conoce un caso similar al de Pilar no dude en ponerse en contacto con nosotros para denunciar su situación.

Seguiremos informando

avatar
  Suscríbete  
Notificar de