Ustedes saben que en este medio estamos especializados en destapar los abusos que las grandes corporaciones del ascensor cometen sobre sus clientes, pero lamentablemente, en el mundo en el que vivimos hay muchos más abusadores que los Piratas del ascensor.

Uno de los sectores más ruines y miserables es el de la banca. Si ustedes han entrado a un banco Santander habrán podido leer un cartel como este: 

Es decir si tu quieres pagar el alquiler de tu piso  ingresando el importe directamente en la cuenta de tu arrendatario, te cobrarán 10€. Si le debes 30€ a un amigo porque él avanzó el importe de un regalo que le vais a hacer a alguien y se lo quieres ingresas, te cobran 10€, si quieres pagar una excursión de tu hijo en la cuenta del cole, te cobran 10€.  Es un auténtico robo a mano armada. Antes eran los chorizos los que entraban en el banco a robar, ahora te lo hacen desde el otro lado de la ventanilla.

Claro, ellos dicen que cobran estos 10€ por detallar la persona que realiza el ingreso o por poner el concepto del abono. ¡10 euros por escribir un par de palabas! Si duda el dinero más fácilmente ganado del mundo. Con 10 euros Patricia Botín se puede comprar 10 bancos como el popular, ya que recordemos que la compra de uno de los bancos de España con una mayor cartera de clientes, le costó a esta señora la friolera de 1 miserable euro.

El Banco de Santander, en el cartel referido, recuerda que existen métodos para realizar ingresos a favor de terceros sin utilizar la caja ¿Cuáles son esos métodos si tienes el dinero en efectivo? ¿Dárselo en mano al interesado? ¿y si está en otra ciudad?

Pueden darse infinidad de casos donde alguien con dinero en efectivo tenga que realizar un ingreso a otra persona. ¡Que gracia que le quieras ingresar 10 euros a tu nieto para que recargue el teléfono móvil y te soplen otros 10 por la cara!

Piensen en la cantidad de pensionistas y jubilados que están acostumbrados a manejar el dinero en metálico y que no van a aprender ahora a manejar un cajero, ni mucho menos una aplicación del Smartphone. Pero al Santander le dan igual estos abuelos, de hecho es que no necesitan su dinero, si  el estado se lo deja gratis, para ellos los clientes somos un estorbo.

Lo peor de todo es que los bancos tienen libertad para cobrarte lo que les salga de las narices, ¿Qué pasa si les pedimos una factura por estos 10 euros? Contablemente, con esa comisión, se supone que han realizado un “valor añadido” al ingreso que íbamos a realizar ¿Dónde se supone que está el IVA de esa comisión? ¿Lo cobran sin mas y no pagan nada a hacienda por ese ingreso? ¿qué pasa con cada 10 euros pagados cada día en cada oficina del Santander en todo el mundo? La realidad es que no te hacen una factura legal. Simplemente te dan un papelito donde  se dice que fulanito de tal ha pagado una comisión.

Está claro que en este país hay una serie de privilegiados que hacen lo que les da la gana y unos paganos que sufrimos sus abusos.

Seguiremos informando

avatar
  Suscríbete  
Notificar de