Kone en un nuevo acto de cinismo más se dedicó el día de ayer a compartir en redes sociales mensajes vanagloriándose de su compromiso con la promoción del feminismo y la igualdad de hombres y mujeres.

Según se podía leer en su twitter: “En KONE trabajamos cada día para aumentar y garantizar la diversidad, la inclusión y la igualdad. Porque juntos somos imparables. ¡Feliz Día Internacional de la Mujer!”

Por otra parte Henrik Ehrnrooth el presidente y CEO de Kone compartió este mensaje en redes sociales: La diversidad nos hace únicos, la inclusión nos hace poderosos. Estamos comprometidos con una cultura que da la bienvenida a todos. Lea más sobre nuestro compromiso #DiversityAndInclusion:” y enlazaba a una sección en su página web donde se hace una descarada propaganda sobre como de supuestamente de comprometidos están con el feminismo.

En dicha web  se pueden ver los testimonios de diferentes mujeres que trabajan en Kone. Mujeres de todas las razas y colores, muy en la línea del pensamiento woke que impera en nuestros días. En su mensaje Ehrnrooth asegura que su compromiso es lograr un 35% de directivas mujeres en 2030. La verdad es que no parece algo muy ambicioso cuando hoy en día hay muchas multinacionales y gobiernos con paridad de sexos y muchas dirigidas por mujeres ¿Para que necesita esperar 9 años para lograr que el 35% de los directivos sean mujeres? En vista de cómo son los directivos actuales, quizá saldríamos ganando si los despidieran a todos y contrataran un plantel de 100% de mujeres directivas sin los vicios de los ejecutivos actuales.

¿Pero que hay de verdad detrás de toda esta propaganda?

Si nos fijamos en sus directivos la gran mayoría son hombres, en España sus más destacados ejecutivos son todos machos y en la sede internacional, su junta directiva está dominada por los hombres. De hecho una de las pocas mujeres con un cargo relevante que encontramos en la compañía es hija del mismísimo Antti Herlin, con lo cual podemos empezar a sospechas que quizá la muchacha no está ahí por méritos propios, como también podemos sospechar que su hermano Jussi Herlin está ahí más por enchufe que por meritocracia.

Kone, y muchas otras multinacionales harían bien en destinar el presupuesto que dedican a propaganda acerca de lo feministas que son a hacer cosas realmente importantes para las mujeres, como podría ser no tener ascensores parados durante semanas en edificios donde viven mujeres mayores con problemas de movilidad o mujeres embarazadas.

Cada semana nos llegan quejas de mujeres que tienen que subir escaleras cuando no deberían en su estado de gestación. En esos casos parece que las mujeres no son tan importantes para Kone.

Aunque una cosa si sabemos, que Kone no discrimina entre hombres y mujeres a la hora de cobrarles las facturas. Ahí si hay igualdad, a todos les sablea por igual.

Seguiremos informando.  

avatar
  Suscríbete  
Notificar de