La multinacional KONE basa su política de márketing en venderse como la empresa más puntera en tecnología. Siempre está anunciando novedades técnicas con nombres extraños que prometen un futuro de ciencia ficción a los usuarios del ascensor, que en su gran mayoría lo único que quieren es poder subir y bajar de su casa sin poner su vida en peligro y sin tener que dejar un riñón en cada factura remitida por la compañía.

La última ocurrencia de la multinacional finlandesa ha sido lanzar un concurso con la rimbombante intención de “traspasar los límites de la tecnología” y lo han llamado KONE DX Experiments. En nuestra experiencia le decimos que con Kone, los experimentos mejor con gaseosa, por que ya son miles las personas que han experimentado toda clase de problemas con ellos.

En fin,  el tema es que los nuevos ascensores digitales que Kone está instalando permiten que casi cualquier cosa se conecte con el ascensor, así que el propósito del concurso es encontrar ideas sobre que se podría conectar a un ascensor Kone DX. Con la idea ganadora se llevarán a cabo experimentos reales y su autor ganará un Dron.  

Algunas de las ideas que se han presentado son conectar el ascensor a un robot que entregue comida y mercancías en casa, que el ascensor esté conectado a la Tablet del usuario para que se accione cuando este se acerca  e incluso que el ascensor nos ofrezca clases de yoga durante el viaje.

Y usted que se ha quedado encerrado durante horas en un ascensor de Kone ¿apreciaría que el ascensor se convirtiera en una especie de guía espiritual o quizá preferiría que el servicio de emergencias de Kone funcionara bien y lo rescatara rápido y de manera segura?

Usted que ha tenido el ascensor parado intermitentemente durante meses por diferentes averías que no se acaban de solucionar ¿No preferiría un ascensor normalito, que funcionara con botones como toda la vida y que le llevara a su planta, en lugar de una maquina tragaperras con lucecitas y sonidos que sólo sirve para meterle la mano en el bolsillo?

Se nos ocurre una idea mejor que todas las que han propuesto a Kone. En vez de invertir en estas patochadas y venta de humo, sería mucho mejor que destinaran sus esfuerzos en ofrecer un mejor servicio, hacer el mantenimiento que toca, arreglar los ascensores de las escaleras correctas (no las del vecino) empezar a pasar facturas coherentes y no hinchadas y sobre todo no engañar a los clientes ni inventarse averías que no existen. Eso sí sería una buena idea. Quizá novedosa no, ya que muchas pequeñas empresas ofrecen un servicio inmejorable a un precio justo, pero sería increíble que Kone empezara a preocuparse un poco por lo clientes y no solamente en el momento de cobrar.

Esperemos que tomen en consideración nuestra propuesta. Seguiremos informando.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de