Cada vez son más lo expertos que alertan de los peligros que puede entrañar viajar en ascensor y lo rápido que se contagia el coronavirus en su interior. La semana pasada alertamos del megabrote de covid que había tenido lugar en Bilbao y cuyo principal vector fueron dos ascensores que no fueron debidamente tratados ni por la comunidad ni por la empresa mantenedora.

Al iniciarse esta pandemia hace ya un año todas las multinacionales del sector y su patronal FEEDA se apresuraron a lanzar protocolos y comunicados con tal de asegurar que viajar en ascensor era 100% seguro y covid free. Pero desde entonces no se hace apenas mención al problema de los ascensores y el coronavirus. Si, tal como aseguran los expertos los ascensores y otros lugares cerrados provocan el 75% de los contagios ¿por qué las grandes corporaciones y la patronal no toman cartas en el asunto y adoptan protocolos realmente solventes para garantizar la seguridad en sus aparatos? ¿Será porque estos protocolos no les van a generar beneficios inmediatos, si no más bien gastos? ¿Qué está por encima, la seguridad y la salud de los clientes o la facturación?

Para lo que sí movió cielo y tierra la patronal FEEDA fue para tratar de reanudar su actividad comercial durante el confinamiento de la primavera pasada. El mismísimo director general de FEEDA, Francisco González, envío una carta al ministerio de Industria donde literalmente decía:

“Nuestras empresas están sufriendo, laboral y económicamente, debido a las dificultades que encuentran para realizar su trabajo habitual: reparaciones, modificaciones importantes, sustitución en edificios existentes o instalación de ascensores en edificios ya existentes sin ascensor”,

Lo que básicamente venía a decir que necesitaban volver a hacer de las suyas en el mantenimiento de ascensores. Eso sí es importante, facturar, el hacer que los ascensores sean seguros, ya tal.

Un año ha pasado y los ascensores siguen llenando titulares al ser uno de los puntos donde más gente se contagia. Pero claro, mientras estas empresas sigan facturando o mientras no inventen algo que puedan cobrar a precio de oro a los clientes, no parece que vayan a tomar ninguna medida para paliar esta situación

Lo más gracioso, es que la propia FEEDA se quejaba en la comunicación que remitió a los medios haciéndose eco de sus reivindicaciones, de que no había obtenido respuesta por parte del ministerio a sus últimos escritos. Curioso, ya que con una única excepción, la patronal FEEDA nunca ha contestado a nuestros numerosos mails donde les requeríamos acerca de temas de interés general de los usuarios del ascensor.

Otra parte destacable de la carta de Francisco González a Industria es esta: “Durante los últimos quince meses, las empresas de nuestro sector tienen centradas sus expectativas de negocio y el mantenimiento de sus plantillas de montaje y reparaciones en este tipo de obras”. Viéndolo en perspectiva, ahora se entiende mejor porque hay tantos casos de averías inventadas, especialmente de la multinacional kone: hay que facturar a toda costa.

Seguiremos informando.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de