Este edificio situado en el  número 4 de la plaza de Haro en Bilbao se ha convertido en la zona cero de los contagios de coronavirus en el País Vasco. En dos semanas, un brote fulminante de Covid ha causado 6 fallecidos y 33 contagiados entre los residentes. Una investigación del departamento de Salud  del Gobierno Vasco asegura que el virus se ha transmitido gracias a los dos ascensores de gran ocupación que hay en el edificio.

El día 21 murió una vecina de la planta 9 de 86 años y sólo dos días después, falleció su hijo de 50 años. Esto alertó al administrador del edificio, quien contrató una empresa de desinfección  que limpió las zonas comunes por un precio de 700 euros a cargo de la comunidad. Esta desinfección tuvo lugar el 27, el mismo día que otra vecina  de la planta 1, de 84 años, fallecía a consecuencia del virus. Poco después, dos hermanos de 73 y 75 años que vivían en el primero también perdieron la vida y este lunes pasado falleció la sexta víctima del brote en el edificio.

Entre el día 9 y el 27 de enero, cuando se desinfectó el edificio y se abrieron las ventanas para ventilar, el virus campó a sus anchas viajando en el ascensor y contagiando a diestro y siniestro.

El uso del ascensor ha afectado incluso a personas que no residen en el edificio, como es el caso del hijo de la primera víctima (que fue el segundo fallecido). Ha habido infectados en prácticamente la mitad de las plantas

Un error que pudo provocar este contagio masivo fue que la empresa mantenedora no reservó uno de los ascensores para las plantas pares y otro para las impares, como se recomienda cuando hay dos ascensores en un edificio desde el inicio de la pandemia. Esto sumado a la posible presencia de un supercontagiador en el edificio, pudo provocar que todos los vecinos respiraran el mismo aire y tocaran las mismas superficies durante 15 días, propiciando este brote mortal. Además la administración tomó la decisión de desinfectar el ascensor el día 26, cuando ya habían muerto 3 personas.  

Resulta evidente que la empresa mantenedora del ascensor no se preocupó lo suficiente de la seguridad de los vecinos, bloqueando ciertas plantas a cada ascensor para evitar la contaminación cruzada o desinfectando periódica y asiduamente los camarines. Los ascensores son seguros siempre que se mantengan en óptimas condiciones, si no se convierten en trampas mortales.

Sin embargo muchas de las grandes empresas mantenedoras y la patronal FEEDA se llenan la boca argumentando que sus ascensores siguen todos los protocolos de Covid Free y un montón de cosas más, que al final se demuestra que sólo son de cara a la galería, como en este caso.

Por otra parte vemos con asombro, como Maldita.es, la empresa censuradora de Internet junto con NEWTRAL de Ana Pastor, publica dos noticias en dos días diciendo que quien ponga en duda la seguridad de los ascensores respecto el Covid 19 está transmitiendo fake news. Suponemos que el cheque de las multinacionales les llegará puntual.

En este mismo portal con licencia para censurar, se anima a la gente a usar las escaleras siempre que sea posible, llevar mascarilla en casa, evitar tocar paredes y botones, entrar de uno en uno en el ascensor… o sea, que si te contagias siempre va a ser tu culpa, la mantenedora del ascensor, según estos censuradores de internet, nunca van a tener ninguna responsabilidad en nada. En fin, seguiremos informando.  

avatar
  Suscríbete  
Notificar de