Este es el Dr Hitoshi Nikaidoh. Un brillante cirujano de origen japonés que perdió trágicamente la vida por el mal mantenimiento que la multinacional Kone hizo de los ascensores del hospital donde trabajaba.

El ascensor mantenido por Kone e instalado en el Hospital Christus St. Joseph se accionó sin que el doctor hubiera entrado completamente en el camarín, lo que provocó la amputación de la cabeza por encima de la mandíbula.

Howard Nations, el abogado de la familia denunció a las multinacionales OTIS, la empresa que instaló el ascensor guillotina en el  hospital y a Kone, quien tenía el contrato de mantenimiento del aparato. Según el abogado, en la investigación se reveló que 4 sistemas de seguridad del ascensor fallaron provocando el accidente y que la causa del mismo era el pésimo mantenimiento llevado a cabo por la compañía KONE. Por otra parte acusó a Otis de diseñar y fabricar un ascensor defectuoso. El el momento en el que se vendió el ascensor de OTIS, había en el mercado muchos otros ascensores más seguros, pero se prefirió vender un ascensor sin las medidas de seguridad óptimas para sacarse de encima el stock. Según el abogado, con un ascensor más seguro, ese accidente nunca hubiera pasado.

Es imposible no recordar el terrible caso de Rocío, la joven madre que murió decapitada cuando iba a dar a luz en el hospital de Valme en Sevilla. El caso es el mismo, ascensores de gran capacidad instalados en Hospitales que se accionan antes de tiempo para permitir un mayor fluido de viajeros, pero que se convierten en guillotinas con un mantenimiento deficiente, como en el caso de este ascensor responsabilidad de Kone.

Tras el accidente el hospital contrató a la compañía Persohn /hahn Elevator para realizar auditorías en todos los ascensores de sus instalaciones mantenidos por Kone y determinó que había números trabajos de mantenimiento necesario que Kone estaba obligado a realizar en virtud del contrato y que no  se habían realizado. El Hospital  rescindió el contrato con Kone y contrató a ThyssenKrupp Elevator Company para reemplazar a Kone y proporcionar servicios de mantenimiento de ascensores en Christus St. Joseph Hospital y Christus St. John Hospital.

Parece que la falta de mantenimiento en los ascensores de Kone no afecta sólo a vecinos españoles, estamos hablando de un Hospital enorme y muy prestigioso en Estados Unidos. Así que se constata que esta forma negligente de actuar de Kone se da a nivel internacional.

Pero las malas artes no terminan aquí, alguien se encargó de filtrar que en la autopsia del doctor fallecido, se había encontrado restos de alcohol, en concreto 0’8 gramos de alcohol en sangre, lo que oficialmente es estar borracho, pero en realidad (y todos los sabemos por los controles de alcoholemia) significa haber tomado un par de copas de vino la noche anterior. Es común que los doctores en Estados Unidos acostumbren a tomar una copa con sus colegas a última hora de la tarde para socializar y despejarse. El Doctor pudo haber consumido una cerveza la noche anterior y tener ese alcohol en sangre en el momento del accidente o incluso haber tomado un jarabe para la tos que acaba produciendo etanol en sangre. Es más, aunque la víctima hubiera ido borracho como una cuba, nunca hubiera sido responsable de su muerte, ya que el ascensor se accionó antes de tiempo y le hubiera matado, borracho o no. Estamos ante una actitud completamente inmoral, al tratar de culpar al fallecido del accidente, haciéndolo pasar por borracho, cuando el grado de alcohol era mínimo y de ninguna manera hubiera influido en su muerte.

Algo que recuerda al trágico suceso en Benicassim donde está involucrada la multinacional OTIS y donde también parece que el culpable del accidente fuera la víctima. Las grandes multinacionales del sector no tienen bastante con saquear las carteras de sus clientes, si no que su moralidad es tan baja que no dudan en culpabilizar a la víctima.  

¿hasta cuando tendremos que aguantar esta falta de ética? ¿Todo vale por limpiar la imagen de marca y por facturar?

Seguiremos informando

avatar
  Suscríbete  
Notificar de