Un informe de la universidad de Oxford concluye que los grandes medios de comunicación españoles son los menos creibles de Europa y los segundos menos fiables del mundo.

Según este estudio sólo el 34% de los españoles confía en la mayoría de noticias publicadas en los mediso. 

Los datos recabados por aquel estudio demostraban que sólo el 34 % de la ciudadanía española confiaba en la mayoría de noticias publicadas en los medios. Pero el dato es aún más grave cuando se refiere a la confianza que tiene la ciudadanía española en los medios que usa para la consulta habitual, con el 46 %, nos coloca como los últimos del mundo. Esta falta de confianza no afeta a los grandes medios, si no también a las grandes empresas tecnológicas, que son vistas por la mayoría como censoras.

Ya explicamos en un reportaje anterior como Ana Pastor y su empresa NEWTRAL es la que decide lo que es oficialmente verdad y lo que no en las redes sociales españolas. Si algo no le gusta o no favorece sus intereses, saca la tijera. Y mientras tanto su marido, Ferreras, pasa horas en pantalla adoctrinando y blanqueando al gobierno, el tándem perfecto.

Por si fuera poco, además de censurar lo que se dice en redes sociales, Newtral, la empresa de Ana Pastor podría ser una Sociedad instrumental para pagar menos impuestos y captar subvenciones: Mientras que el tipo fijo del impuesto de sociedades está fijado en un 25% para cualquier empresario, Newtral sólo tributa a un 15% pese a tener una facturación en un solo año de 3.803.476 € y unas ganancias totales de 857.362€ que Ana Pastor, como única propietaria de la empresa, mantiene en reserva para evitar pagar a Hacienda por dichas ganancias obtenidas mediante subvenciones del Estado o de la UE.

Según la información proporcionada por el canal Estado de Alarma, Ana Pastor habría pagado en impuestos en el anterior ejercicio 151.475€. De haber tributado al 25% como cualquier PYME, tendría que haber abonado a hacienda 251.459€. Es decir, habría pagado un 39% más de lo que finalmente hizo. Por supuesto, a esa cantidad habría que sumar lo que Ana Pastor dejó de tributar por IRPF al mantener sus ganancias en reserva. Algo que es perfectamente legal, pero muy criticado en los círculos afines a Podemos.

El caso es más lacerante si tenemos en cuenta que los ingresos de Newtral vienen de todos nuestros impuestos en forma de subvenciones, ya sean éstas del Estado o de una Unión Europea que aportó a Newtral 50.000 euros

avatar
  Suscríbete  
Notificar de