Que los Ceacescu de Galapagar tienen mucha jeta es algo que sabemos todos los españoles, pero hoy hemos conocido un nuevo escándalo que podría acabar con su carrera política.

Según una información de El Confidencial, tanto el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, como la ministra de Igualdad, Irene Montero, han utilizado de forma irregular a una asesora de nivel 30 del Ministerio de Igualdad (el más alto de la administración), con un sueldo público de 52000€ para que ejerza de niñera de su hija pequeña, Aitana.

La canguro millonaria es María Teresa Arévalo Caraballo, quien hacía de nanny de los Iglesias-Montero mientras cobraba del grupo parlamentario de Podemos y una vez estos asumieron el poder en el gobierno, pasó a cobrar del Estado, un sueldo de jefa de gabinete adjunta del Ministerio de Igualdad, sin tan siquiera haber acabado los estudios.

En resumen es la canguro más cara de España, cobrando más de 4300 euros al mes que pagamos todos los españoles. Está cobrando como una funcionaria del más alto nivel, solamente por cuidar de la hija de Pablo Iglesias e Irene Montero.

Ahora se entiende mucho mejor como Pablo Iglesias está todo el día viendo series de televisión e Irene Montero haciendo fiestas con las amiguis en el ministerio. Cualquiera que trabaje y tenga un solo niño pequeño a su cargo, sabe que es imposible rendir en el trabajo, criar al crío y encima tener ocio. La mayoría de españoles responsables deciden sacrificar el ocio y dejan de ver películas y aparcan sus hobbies por años. Los Iglesias Montero no. No trabajan, sólo enredan intentando acabar con la monarquía parlamentaria él y sacando proyectos de ley monstruosos como la ley trans ella. Y visto lo visto, tampoco cuidan a sus hijos. Esta es la verdadera aristocracia morada del siglo XXI. 

Pero es que tienen tanta jeta y están tan acostumbrados a tratar a su partido como un cortijo, que Pablo Iglesias decidió incluir también a la niñera de su hija en el nuevo Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, el máximo órgano del partido en el que también están Pablo Echenique, Isa Serra o Jaume Asens, entre otros destacados dirigentes.

Este escándalo mayúsculo ya está en los juzgados, ya que la ex jefa de auditoría de Podemos, Mónica Carmona, que denunció al partido por la financiación ilegal desde Venezuela, el caso neurona, ha presentado una nueva denuncia ante el Juzgado de Instrucción 42 de Madrid. Carmona asegura que «recibí una denuncia interna confidencial afirmando que la dirigente de Podemos Irene Montero utilizaba a una persona a sueldo del partido, Teresa Arévalo, como cuidadora de sus hijos, lo cual, además de ser contrario a las más elementales normas éticas del partido, podría ser constitutivo de un delito de administración desleal». Carmona añade que Montero «utilizaba a esta empleada de Podemos para cuidar a su hija cuando la llevaba con ella al trabajo o a actos electorales».

Esta No es la primera vez que salta la polémica en torno a Iglesias y Montero por utilizar a personal para realizar labores fuera de su competencia. En noviembre de 2019, una escolta presentó una denuncia contra la ministra de Igualdad por “trato discriminatorio” al obligarla a hacer de recadera y chofer.

En esa ocasión la ministra llegó a un acuerdo extrajudicial con la escolta, previo pago de un pastizal, para no llegar a juicio, pero en esta ocasión todo apunta a que estamos ante un caso de malversación al usar fondos públicos para pagar a una cuidadora. ¿Nos acercamos al fin de la carrera política de Iglesias y Montero?

Sin duda esa sería una buena noticia para España.

Seguiremos informando

avatar
  Suscríbete  
Notificar de