Vamos a contar mentiras.

Lo único que es verdad es que la ultima noche del año 2020 el Señor X murió al caer por el hueco de un ascensor mantenido por la empresa OTIS.

El pasado 31/12/2020 murió un hombre al salir de un ascensor y caer por el hueco desde un octavo piso. El trágico suceso tuvo lugar sobre las 19:30 de la tarde, en el edificio Atlanta del bonito pueblo turístico Benicassim, en Castellón.

Esto, más o menos, es lo que publicó la agencia EFE y todos los medios nacionales. Hoy sabemos que eso no es del todo cierto. Sí es cierto que murió al caer por el hueco sobre las 7:30 de la tarde, lo demás es un misterio que trataré de explicar.

Según la versión de la empresa mantenedora OTIS, el día 31 de diciembre a las 7:23 se recibe una llamada en el centro de emergencia avisando que hay una persona atrapada en el ascensor en el edificio Atlanta 1. Un técnico de la compañía Otis acude y no hay nadie en el ascensor. Lo deja fuera de servicio y se marcha. 

A partir de esta información, OTIS no sabe no contesta.

Según la Guardia Civil, el ascensor se encuentra parado entre la planta 9 y 10, y el fatal desenlace se produce en la planta 9. A partir de esto no pueden hablar más, nos dirigen al departamento de prensa. Estos nos comunican que no saben nada del caso y que mejor acudamos al forense.

El departamento del forense no pueden hablar del tema y nos dirigen al Juzgado de Castellón. No saben no contestan.

Llamo al juzgado de Castellón solicitando que me informen acerca de que juzgado que lleva el asunto. Un funcionario nos informa que la ley de protección de datos lo prohíbe. Le explico que no quiero el nombre de su señoría, solo el numero del Juzgado, algo que entiendo que es publico. La funcionaria de turno me facilita el teléfono donde por fin me informarán. Llamo al número esperanzado, contesta una señorita muy amable que me dice que ese departamento es de personal y  nada tiene que ver con lo que estoy buscando. Me dirige nuevamente al teléfono anterior, por lo visto darle el número de teléfono del departamento de personal no incumple la protección de datos. Llamo a la misma señorita y le recuerdo quien soy y esta vez me manda al departamento de prensa del TSJ.

Y ahí nos indican que lo miraran y nos informaran.

Lo pedimos por carta cumpliendo los protocolos de rigor, esperamos respuesta.

En paralelo, le mandamos una carta a OTIS preguntando sobre lo ocurrido. No saben no contestan. No explicaré todas las llamadas realizadas al personal de la multinacional OTIS, pero les puedo decir que en algunos casos ni sabían que un pasajero de un ascensor mantenido por ellos había muerto, algo que sin duda deja muy claro lo que las multinacionales se preocupan por sus usuarios.

Mandamos la misma carta al Ministerio de Industria y al gremio FEEDA. No saben no contestan. En este caso es especialmente grave, ya que el gremio y las empresas a lo largo del tiempo han venido haciéndose la normativa a medida y encima no la cumplen.

El administrador de la finca no sabe no contesta, si bien es cierto que sólo lleva 3 meses en la comunidad.

En cambio la portera del edificio sí está implicada en el asunto directamente, pero el jueves 7 por la mañana se marcha deprisa con unas maletas, no está claro si para Cancún o para Valparaíso, según algunos le aconsejaron unos días de retiro y meditación.

Según nuestras fuentes hoy sabemos que en el ascensor viajan dos personas. Y hasta aquí pueden contar.

Ante tanto secretismo de Estado, le hemos preguntado a diferentes organismos implicados de una u otra manera en la investigación algunos puntos muy contradictorios.

 Preguntas remitidas a los distintos órganos:

¿Qué juzgado lleva el asunto?

¿Cuántos pasajeros estaban dentro del Camarín?

¿Cómo pudieron salir del Camarín con las puertas cerradas del interior?

¿Quién abrió la puerta exterior del ascensor?

La normativa exige que una persona de la comunidad reciba formación para hacer los rescates ¿la

portera recibió esta formación? ¿La recibió algún vecino?

¿La compañía mantenedora impartió la formación a la portera?

¿Por qué se abrió la puerta exterior sin estar la cabina en planta?

¿A qué hora llegaron los operarios de Otis a lugar del accidente?

¿Esta formación está recogida como obligatoria en la normativa, ¿Se cumplió?

¿Cómo puede salir alguien del interior del Camarín sin abrir las puertas interiores y por un hueco de 45 centímetros en la parte inferior del Camarín?

Todo lo que he obtenido por respuesta es el silencio del sector ¿por qué será? El silencio de las instituciones, ¿Por qué será? El silencio de los implicados ¿por qué será? Si como dicen es un fatídico accidente ¿Por qué tanto secreto? ¿Cómo murió el señor X?  Por no saber no sabemos ni las iniciales de la víctima.

¿No les parece todo demasiado oscuro para ser un accidente?

¿Será que estamos ante un presunto homicidio y hay que cubrir a la multinacional OTIS? De hecho está clarísimo que aquí se ha incumplida la normativa vigente, creada y diseñada por y para favorecer y enriquecer a las empresas del sector, en la que el Ministerio de Industria actúa como un simple escriba.

La normativa en su punto 5.2, del Real Decreto, dice:  “El titular, designará al menos una persona encargada del servicio ordinario del ascensor. Esta persona deberá ser instruida en el manejo del ascensor por la empresa.”

Si la norma se cumpliera el Señor X, estaría hoy vivo, y sin duda la portera trabajando con normalidad, y no en un posible retiro de meditación. La empresa por dejadez, por desidia de sus funciones, por prepotencia, por lo que sea… se paso el punto 5.2, del Real de Decreto por el arco del triunfo.  Pero si esto es grave tengo que decir que el resto de empresas del sector también se lo pasan por el arco del triunfo, y no pasa nada. Se hacen una normativa a la carta y luego se la pasan por el forro, y no pasa nada de nada. Cabe preguntarse si también cobraran la reparación… ¡Que país este nuestro!

Decir que fue una imprudencia de los pasajeros es completamente injusto y fuera de lugar, me parece mezquino y ruin, especialmente cuando estamos hablando de la muerte de una persona. Lo fácil para librar a la multinacional OTIS es echarle la culpa a la imprudencia del muerto. Pero eso es falso, mezquino y ruin.

La próxima semana explicaremos el por qué y los posibles culpables de la muerte del Señor X, no puede ser que algo tan normal como un accidente lo conviertan en un secreto de Estado.  

avatar
  Suscríbete  
Notificar de