El 2021 viene fuerte. El temporal Filomena ha colapsado el centro de la península ocasionando grandes destrozos y dejando a muchos coches tirados en mitad de las carreteras. Las nevadas ya han pasado, pero la ola de frío extremo aún durará más días, pudiendo provocar mayores complicaciones aún que la nevada.

Las acumulaciones de nieve han dejado unas imágenes idílicas en Madrid, que si bien son preciosas, esconden ciertos peligros.

Por ello el ayuntamiento de Madrid ha publicado unas recomendaciones para garantizar la seguridad de sus conciudadanos durante esta pequeña edad de hielo. Entre otras consideraciones, el consistorio aconseja no salir a la calle en caso de que no sea imprescindible, conservar cargada la batería de tu teléfono móvil en todo momento,  encender los sistemas e calefacción central por las noches disponer de reservas de agua por si se congelan las cañerías y sobre todo evitar usar ascensores mientras duren las temperaturas bajo cero.

A más de uno le puede sorprender la recomendación de no usar el ascensor debido al frío, pero debemos saber que no a todos los ascensores les afectan las bajadas bruscas de temperatura de igual forma.

Los que realmente pueden sufrir los efectos de Filomena son los ascensores hidráulicos, cuyo mecanismo incluye un depósito de aceite que empuja la cabina mediante un pistón. Lo óptimo que es la temperatura del cuarto de máquinas sea de entre 15 y 35 grados. Normalmente no supone ningún problema mantener esta temperatura, ya que los cuartos suelen estar en el interior de los edificios, ¿pero que pasa si las temperaturas bajan drásticamente y dentro del edificio se está también bajo cero? ¿O si por algún motivo el cuarto de máquinas se encuentra en el exterior?  Pues que el aceite se vuelve más denso y viscoso con el frío lo que puede provocar varias disfunciones: Lo más leve que puede pasar es que el ascensor se desplace más lentamente y no pare correctamente en las plantas.

Entonces, ¿Si nuestro ascensor es eléctrico debemos despreocuparnos del frío? No, en absoluto, ya que el helor también afecta a las guías de cualquier ascensor, haciendo que el lubricante se seque y que las piezas friccionen al moverse.

Aunque nada de esto debería pasar si nuestra empresa mantenedora realmente hace los deberes y vela por la seguridad de los vecinos. Algo que lamentablemente cada vez pasa menos, ya que muchas sólo les preocupa su facturación.  

avatar
  Suscríbete  
Notificar de