Presten atención a este espeluznante relato de una valiente periodista mexicana.

¿Increible e indignante, cierto?

Ustedes podrían pensar que bueno, esos casos tan deleznables sólo ocurren en países lejanos donde la policía es corrupta y hay niños pobres que pueden ser comprados y vendidos para satisfacer los más abyectos deseos sexuales de hombres tan poderosos como malvados. ¿Pero que pensarían si les dijéramos que cosas como estas han podido ocurrir mucho más cerca de lo que ustedes piensan?

¿Que pensarían si dijéramos que en nuestro propio país han habido casos tan abyectos como los narrados por la periodista mexicana? ¿No lo creen posible? O acaso es que no hay medios suficientemente independientes para hablar con pelos y señales de los escabrosos acontecimientos que han podido ocurrir en nuestro propio país?

¿Han oído hablar del caso bar España?

Proximamente, toda la verdad, en Spublico

avatar
  Suscríbete  
Notificar de