Hace unos días tuve la oportunidad de visitar un ascensor que hace meses que no funciona correctamente, está más tiempo averiado que funcionando. En otro tiempo no lo hubiera creído, pero a estas alturas de la historia es lo habitual en algunas empresas del sector, y especialmente en la empresa del yonqui de la facturación y violador de carteras Antti Herlin, líder de una multinacional que más parece una casa de piratas: KONE.

El ascensor en  cuestión es un hidráulico con una perdida de líquido digna de juzgado de guardia por la contaminación que produce y el denigrante mantenimiento al que someten a los clientes los de la “máquina” de Kone. Lo de “mantenimiento” es un decir,  porque el ascensor está en unas condiciones lamentables. Estamos ante uno de tantos casos que lejos de mantener, podríamos decir que destrozan la instalación.  Sería más acertado llamar al servicio de Kone “desmantelamiento” antes que “mantenimiento”.

Esta gente suele destrozar ascensores más que mantenerlos. Yo personalmente creo que además de las comisiones, que al parecer pagan por ventas a los técnicos,  parece que también premian al trabajador  que más ascensores rompe cada mes. Es algo que pronto se estudiará en las universidades de criminología: el saqueo organizado  amparado por contrato. La mafia 2.0.

Brutal el descaro y la incompetencia que rige en la compañía de Antti Herlin… cuanto peor, mejor para ellos. Por lo vivido con esta gente, tengo que decir alto y claro que jamás pensé, que se podría pervertir tanto un oficio… Insisto, para este yonqui de la facturación, el tal Antti Herlin, cuanto peor, mejor y más considerado está un trabajador en la empresa. Esto no me lo han contado, tuve la desgracia de verlo en persona y padecerlo. Todo amparado en un lenguaje de trileros modernos, con el rollo de las medidas correctivas y preventivas, todo un cuento para calmar la sed y la dosis diaria de facturación del tal Antti Herlin.

De este modo consiguen dos objetivos: Uno, actuar como una máquina tragaperras con los clientes y el otro destrozar la instalación lo antes posible, amparados en la vida útil de los componentes, y por tanto cambiar instalaciones completas para mantener las dosis del yonqui de la facturación y violador de carteras Antti Herlin, sangrando a los clientes sin escrúpulos… ¿Que tienes problemas de movilidad? Mayores serán los sablazos. O pagas o a subir escaleras, un chantaje que practican con soltura de mafioso… Te dice ya esta reparado y al cabo de cuatro días ya está otra vez el ascensor con falta de líquido hidráulico y por tanto hace un ruido escandaloso cuando llega a las últimas plantas ¿Y esto por qué? Fácil de entender, falta de mantenimiento y muchas ganas de facturar…

Reblandece las carnes de los usuarios, preparando los cuerpos para un sablazo mayor, algo que se repite día tras día en toda España, miles de veces, para la dosis de de la monstruosa máquina que se alimenta de facturación, todo amparado en una normativa hecha a medida.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de