Un ascensor patentado por un inventor de Alicantino elimina del aire y las superficies del ascensor todo rastro del covid-19 mediante rayos ultravioletas una vez que la cabina está detenida y sin viajeros. El inventor, llamado José Roig, ha afirmado que la transmisión por vía aérea a través de los aerosoles debe redefinir la estrategia de prevención ante el covid-19, sobre todo en los espacios públicos, como por ejemplo un lugar no ventilado como es el ascensor.

Roig es gerente de una compañía puntera en el diseño, fabricación e instalación de máquinas para el procesado de frutos secos que, ante el desconcierto y la parada de la actividad con la llegada de la crisis sanitaria en marzo, se planteó qué podría haber de diferente entre España y otros países dónde se habían contagiado menos personas con el virus.

A partir de esta idea, ha desarrollado un prototipo de elevador “anti-covid” con la tecnología que ya usaban en su empresa del sector agroalimentario, basada en la pasteurización que elimina patógenos con rayos ultravioleta. Dado que ya no se discute la prevalencia de contagios en espacios con poca ventilación, como los ascensores, la patente de Roig utiliza aproximadamente 200 ó 220 nanómetros de luz ultravioleta para desinfectar el ascensor de forma segura y “en menos de 1 minuto”.

El prototipo incluye también un mecanismo de bloqueo que cierra las puertas y lanza un mensaje de alarma si detecta que hay más viajeros de los aconsejados para subir o bajar, con el fin de garantizar la distancia social. Este ascensor inteligente podría estar especialmente indicado para hospitales y colegios, además de las viviendas particulares e incluso zonas de uso común, como pasillos o transporte público.

Desde S-Público sólo nos queda esperar que este invento no caiga en las manos de alguna empresa sin escrúpulos que lo use para seguir escurriendo los bolsillos de sus pobres clientes.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de