Un ascensor de Orona que permite acceder y cruzar un puente peatonal sobre la línea férrea, en Can Foradí, Mallorca, lleva averiado más de dos meses y nadie hace nada por arreglarlo.

Normal pensaran, las administraciones públicas nos tienen acostumbrados a su ineptitud y las grandes corporaciones del ascensor a que sólo miren por lucrarse a toda costa. Pero este caso es especialmente sangrante. Los vecinos del barrio no tienen más remedio que subir las largas escaleras para cruzar la pasarela por encima de las vías. Pero muchos de los vecinos en la tercera edad, son madres con niños en carritos o son dependientes ¿Cómo se supone que deben cruzar las vías? ¿A las bravas?

Esta pasarela se construyo en 2014 y costó 332.536 euros, de los que el Ejecutivo autonómico balear pagó 120.000 euros el ayuntamiento de Palma pagó 213.000 euros. La infraestructura se trataba de una reivindicación histórica de los vecinos del barrio, ya que estuvieron años reclamando su construcción especialmente desde el año 2012 cuando falleció un joven atropellado por un tren, precisamente al no tener alternativa para cruzar las vías.

La pasarela y el ascensor fueron instalados por la anterior administración autonómica con la mejor de las intenciones, pero de nada sirve si el actual gobierno no lo mantiene como es debido y si la empresa mantenedora, en este caso Orona, no hace el más mínimo esfuerzo para repararlo. Desconocemos cual puede ser el motivo de la avería. Se dice que fue un acto vandálico, pero perfectamente Orona podría enviar un técnico que, con toda probabilidad repararía la máquina fácilmente y luego solucionar el papeleo con la administración, pero no, aquí lo único que importa es facturar, facturar y seguir facturando y a los vecinos que les den.

Seguiremos informando.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de