Hoy les presentamos un caso desgarrador. Los vecinos de un edificio de la Madrileña calle de Santa María de la Cabeza llevan dos años pagando un ascensor que no funciona y sufren unas obras que no finalizan nunca. Y todo por la inoperancia de la empresa Zardoya Otis.

Es todo un auténtico despropósito. Los sufridos vecinos acusan a Otis de engañarles y de aprovecharse de la avanzada de edad de los firmantes del contrato. Zardoya Otis empezó a realizar las obras de instalación del ascensor hace dos años, pero es que los vecinos empezaron a pagar la obra hace 4, gastándose de su bolsillo más de 50.000€. El resultado es que a día de hoy tienen la portería destrozada, el ascensor inoperante con vecinos dependientes sin poder salir a la calle, con una escalera provisional ya que la original la derribaron para construir el ascensor y con menos dinero en sus bolsillos que han ido a parar a las arcas de una empresa como Zardoya OTIS.

Según los vecinos, la empresa  “siempre tienen una pega y no nos finalizan la obra porque no les da la gana”. Tanto está tardando que algunos de los que contrataron la obra ya ni viven “porque eran gente mayor como hay muchos en este portal”.

Según denuncian los vecinos, el principal problema es que en el contrato que firmaron con OTIS no aparece fecha de finalización de la obra y a pesar de sus constantes reclamaciones a la empresa no han conseguido que se comprometan a una fecha de fin de obra.  Asimismo aseguran que los vecinos que firmaron el contrato de instalación del ascensor eran personas muy mayores que probablemente no se dieran cuenta que en el contrato no se especificaba la fecha de finalización de la instalación, algo que deja en muy mal lugar a la empresa Otis. Usen el calificativo que consideren oportuno, de inmoral, para arriba.

Ahora, además, les piden 30.000 euros más por una ampliación del proyecto que presentó el arquitecto sin su consentimiento. Por si fuera poco, cuando picaron la fachada dañaron la pared de la habitación de una de las vecinas.

Después de conocer esta terrible historia indigna todavía más cuando vemos que Otis Zardoya se vanagloria en su publicidad de rapidez y tecnología. Nos preguntamos que opinaran los vecinos afectados por sus chapuzas a el ver esto.

Seguiremos informando.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de