Se llenan la boca con la palabra seguridad, ¿pero de que seguridad hablan? De seguridad saben poco, pero de honestidad, nada.

El pasado 27/05/2018 la agencia EFE publico la noticia de un accidente mortal ocurrido en el Hospital Valme de Sevilla ¿Como es posible que Industria asigne para realizar el informe del accidente de un ascensor a una de las empresas con relación comercial en su día a día, con la empresa responsable de la instalación accidentada? ¡Viva la investigación independiente! vaya nivel, digno de país bananero.

Hablamos de un dramático suceso que tuvo lugar en el hospital sevillano, cuando Rocío, una joven a la que acababan de practicar una cesárea fue seccionada por el ascensor mientras era trasladada en una camilla. Como lo oyen. Una mujer que acababa de dar a luz murió al ser cortada su cabeza por el elevador, ya que este se accionó antes de que la camilla hubiera entrado completamente en el camarín.

Lo curioso de esta trágica noticia, es que sabemos que la empresa designada para ese copia y pega del informe, es la mercantil denominada ATISAE, nada que decir, si no fuera por la relación comercial que existe entre las dos empresas mantenedoras del ascensor siniestrado: ORONA y la encargada de hacer el informe ATISAE. Algún malpensado podría pensar que es como nombrar al perito del asunto al propio delincuente para que este emita un informe. No crea que se equivocaría mucho.

Lo que realmente resulta curioso es que el nombre de la ilustre empresa mantenedora y la del fabricante del ascensor accidentado no salga en ningún medio de comunicación hasta el final, es algo que choca mucho, difícil que ocurriera en cualquier otro sector. Me recuerda a los años 20 del siglo pasado y la “famiglia”, la mafia. ¿Por qué no se nombra a la empresa responsable? ¿Alguien me lo puede explicar? ¿Desde cuando se publica una noticia y no se nombra la empresa responsable? Lo dicho, 1920 los mejores años de la mafia.

Pues bien, ya lo digo yo: El ascensor guillotina es de la marca GIESA SCHINDLER, y la empresa mantenedora ORONA uno de los cientos de ascensores del mismo modelo que ambas empresas tienen instalados en hospitales y edificios oficiales por toda España. Otra cosa que hay que dejar claro es que ORONA no es la única marca que cuenta con este sistema de cuadros para movimiento de gran volumen de tráfico de personas, las otras multinacionales también lo tienen.

El sistema de control en cuestión que controlaba el funcionamiento del ascensor, se denominan en el sector, sistema de abertura y cierre retardados, ¿Por qué se denomina así? porque este sistema permite que el ascensor realice más viajes. Es un sistema que más de uno recordará, el ascensor antes de acabar de cerrar puertas ya se está moviendo la cabina y cuando se acerca a la parada antes de detenerse ya comienza a abrir puertas. Toda la seguridad central recae sobre la barrera de fotocélulas, esto es sin duda un error de diseño, ya que las barreras de fotocélulas son puntos horizontales con una separación entre ellos de 25 o 50 centímetros, y en muchos casos sólo detectan cuerpos macizos verticales (como las piernas de las personas)  pero no obstáculos horizontales, como camillas, sillas, carritos de limpieza, carritos de servicios, bicicletas. Este tipo de sistema es muy peligroso en según que condiciones sobretodo en hospitales y residencias de ancianos, especialmente por el tema de las camillas y los carritos de servicios ya que su estructura muchas veces los hace indetectables por la barrera de fotocélulas.

En este accidente los únicos responsables son la marca ORONA, mantenedora de la instalación y, en parte, los organismos de control que le dieron el visto bueno a ese sistema de control tan peligroso. Un ascensor guillotina instalado en cientos de edificios públicos, algo que resulta  muy peligroso. Sin lugar a duda, el técnico que al final paga los platos no es el culpable, a pesar de lo que diga el informe de ATISAE, que habla de error humano, culpabilizando al técnico.  No hablan de un error de diseño o de fabricación, si no de un error humano. Claro siempre es mucho más fácil echarle las culpas al currito. Pero hay una diferencia muy grande entre la realidad y la ficción del informe de ATISAE, el informe es erróneo sin lugar a dudas, intencionadamente o no, pero erróneo. INDUSTRIA DEBERÍA EMITIR UNA CIRCULAR INFORMANDO A TODAS LAS EMPRESAS DEL SECTOR ACERCA DEL ERROR DE DISEÑO QUE CAUSÓ EL FATAL ACCIDENTE E INSTANDO A QUE SE CORRIJAN TODOS LOS ASCENSORES CON ESE DEFECTO DE DISEÑO PUESTOS EN FUNCIONAMIENTO EN EL MERCADO. SON MUCHOS LOS ASCENSORES CON ESE GRAVE PROBLEMA DE SEGURIDAD Y LA EMPRESA QUE LOS INSTALÓ ES QUIEN TIENE QUE HACERSE CARGO DE LOS COSTES DE SUBSTITUCIÓN. Parece una pequeña diferencia, pero sin duda es muy grave. Una pequeña mentira en un informe tapa un

problema muy grande, mediante el cual no sabemos si se ha corregido o no en la totalidad de las instalaciones con este sistema nefasto.

Sin duda alguien con responsabilidad en la administración debería tomar cartas en el asunto y afrontar este tema,

Para mí el culpable es ORONA, sin lugar a duda, y por dos cuestiones, una por no detectar el problema como fabricante de ese tipo de equipos que también pone en el mercado, y la segunda porque no me creo la versión de no saber por qué pasó el accidente, ya que rápidamente dijeron que la CPU estaba borrada, si hubiera habido una avería, el camarín no se hubiera movido, y ellos lo saben, y permitieron que se responsabilizara al técnico, a sabiendas que no era culpable de nada. Pero además, Orona, es culpable por callar mientras se desviaba la atención del accidente hacia el celador, algo imperdonable, ya que este señor no pudo hacer nada para evitar el desgraciado accidente, el callar mientras la justicia miraba a este inocente dice muy poco de ORONA.

El ascensor en cuestión se pone en marcha sin haber acabado de cerrar puertas, con el objetivo de que fueran más rápidos, dejaron la seguridad en segundo plano y fue autorizado por los organismos competentes. Que una empresa como ATISAE que tiene como cliente en sus quehaceres diarios a ORONA, sea la encargada por INDUSTRIA PARA HACER EL INFORME, es más que cuestionable, y encima diga en su informe que es un error humano, es para hacérselo mirar. Pero todavía más grave es que peritos en teoría independientes informen al fiscal de un problema del ENCODER. Está claro que unos y otros dan por sentado que los usuarios somos gilipollas en general, hasta el punto de tomarle el pelo al fiscal. ¿Qué coño tiene que ver en el asunto el ENCODER? ¿Alguien que no esté sobornado me lo puede explicar?

La realidad es que el fatal accidente que acabó con la muerte de Rocío se produjo por culpa del mal diseño del sistema de control de la instalación, que permitía que el ascensor arrancara con puertas sin acabar de cerrar, este es el fallo de diseño mortal. El sistema de seguridad del ascensor está basado en la doble seguridad, el cuadro en cuestión confía solo en dos seguridades hipotéticas: la señal de cierre de puertas, la máquina cuando las puertas se comienzan a mover para cerrar manda una señal al cuadro indicando que está bien, que puede arrancar, pero eso es un peligro porque la puerta puede quedarse a medio camino y no cerrar por mil cuestiones y para el cuadro de control está todo correcto y permite que el camarín se desplace. Mal, muy mal.

Pero la cosa no queda ahí: los responsables, conociendo la norma de seguridad, conocedores de la doble seguridad, fija la segunda seguridad en la barrera de fotocélulas de la puerta. Esta impide que el ascensor arranque si hay algún obstáculo entre las puertas, pero las barreras son de puntos horizontales con una separación entre los puntos de 25 y 40 centímetros más o menos. Esta seguridad no es fiable en los casos que el obstáculo sea horizontal, como puedan ser una camilla, algunas sillas de ruedas, carritos de servicios, todo aquello que tenga huecos entre su estructura que permitan pasar el punto de luz por medio, la barrera no lo detectara. Hay que tener en cuenta que son puntos de luz diminutos horizontalmente, no está capacitada para detectar elementos que no tengan una estructura maciza vertical. Es decir es un sistema nefasto para usar en un hospital.

Y sin duda es lo que ocurrió en este terrible accidente, la camilla no fue detectada por la barrera y el cuadro entendió que todo estaba correcto y permitió el desplazamiento de la cabina. Mal, muy mal.

Buscaron chivos expiatorios, y decidieron que fuera el técnico de la empresa mantenedora ORONA;

ATISAE, sabe quienes son los responsables directos del terrible accidente, en este caso la empresa mantenedora por no hacer como fabricante lo que se espera de ella. Que dejen de engañar, ya está bien de tomar el pelo al populacho y de paso a las autoridades honestas.

Pero nos venden que el sistema funciona porque según el informe de la empresa colaboradora encargada a tal efecto ATISAE, dictamina error humano técnico, lo curioso en este asunto es el silencio del técnico, y que asumiera la culpa cuando él sabe que no es culpable de nada, ¿por qué? ¿Paga los platos quizás por garantizarse algo mejor ya que es socio de la cooperativa? ¿Por qué aceptas la culpa para tapar a todos estos personajes que son los culpables reales del accidente?. Tanto vendernos la loable seguridad, para que empresas, gremio, industria, para que llegado el momento todo lo tapen con un tupido velo de corrupción y le echen la culpa al técnico, como siempre. Y menos mal que no les dio por ir a por el celador, que ya lo tenían en el punto de mira, pero lo fácil, lo lógico, lo descartan ¿Por qué?

La empresa olvidando las clases de adoctrinamiento a las que someten a los técnicos y los tiempos que le dan para realizar el trabajo a estos… ¿Donde está la seguridad que nos venden?

A estas alturas de la película hecho a faltar esa circular avisando a las empresas del sector y a los clientes para que se corrijan estas instalaciones que son verdaderas guillotinas que tienen varias marcas instaladas en el mercado.

¿Donde están los responsables de Industria? ¿Donde están los responsables del todo poderoso lobby del gremio? ¿donde están las empresas colaboradoras con la administración?

¿Saben lo más indígnate del caso? que seguramente a estas alturas ya habrán corregido todos los ascensores afectados por este defecto de diseño y le habrán cobrado a los clientes una buena cantidad de dinero en concepto de reparación de avería. Cosa completamente injusta e ilegal, ya que esta corrección de la que no tenemos noticias no es una avería, es un fallo de diseño que cada fabricante tendría que haber asumido los costes, pero al no haber aclarado el motivo del terrible accidente, no hay carta oficial, todo se soluciona entre “famiglia”, libertad para que cada fabricante solucione el problema internamente y encima pueda cobrar la modificación puntual mediante factura de avería.

Estamos en un sector en el cual el cliente es el pagano de todo, es algo increíble lo que ocurre en este mundillo, todo amparado en una falsa seguridad.

Rocío Cortés, la víctima del ascensor

Resulta raro que el técnico se coma el marrón gratis. Y de la memoria borrada nunca más se supo.

Pues miren si la memoria CPU que guarda todas las averías esta borrada, solo demuestra la mala fe de ORONA, ya que el técnico de marras no tiene los medios para borrar la memoria, alguien tuvo que sustituirla por otra, de esto no cabe la menor duda, además ese accidente no tiene nada que ver con la memoria CPU, solo la cambiaron para tapar el motivo real del terrible accidente, únicamente para eso, el responsable de turno pensó que sin esa información, difícilmente se podrá demostrar el fallo de diseño. Pero no es cierto, si cogemos otro ascensor con el mismo tipo de sistema de control y hacemos la misma prueba el accidente está asegurado. Sin lugar a dudas es un fallo de diseño, pero además es fácil de demostrar.

¿Por qué se cambió la memoria? Simple, no habría avería registrada, eso indicaría fallo de diseño del

fabricante y del mantenedor y supongo que en ese caso sí publicarían el nombre GIESA

SCHINDLER como fabricante y ORONA como mantenedor. Y luego dicen que las empresas pequeñas son piratas, hay que joderse.

De haber tenido un fallo registrado en la CPU no se habría puesto en marcha el ascensor, tampoco se podría hablar de error humano, es más que evidente, pero también es más que evidente que nos toman por idiotas a los ciudadanos y a las autoridades.

Viva la transparencia y la mentirijilla rentable, podremos facturar como una avería, lo que en realidad es un mal diseño de los fabricantes, y de este modo la “famiglia” sale ganando. De ahí la falta de la carta de rigor de industria.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de