Esta noticia marcará sin duda un antes y un después en el sector del mantenimiento del ascensor.

Hasta ahora era un hecho aceptado por todos los actores del mercado que la empresa que tiene el contrato de mantenimiento de una instalación en vigencia es la única que puede revisar y reparar el ascensor, y así lo recogen 99% de los contratos de mantenimiento de ascensores en España.

Esto es algo que se da por sentado, pero sin embargo no está amparado por ninguna normativa oficial, pero como es una práctica que beneficia a las grandes corporaciones nadie dice nada, ni se informa al cliente de que en realidad podría contratar a un mecánico autónomo para hacer una reparación puntual en su aparato elevador si así lo creyese conveniente, sin afectar para nada al contrato de mantenimiento del mismo.

Bien, pues este caso ocurrió unos días atrás sentando un precedente que alterará la desigual relación entre empresas conservadoras y propietarios de ascensores.

Les ponemos en situación. Una finca de la provincia de Barcelona tiene su servicio de mantenimiento contratado con la multinacional KONE. El día 22/09/2020 se pasa un parte de avería a la empresa conservadora. El técnico se presenta al día siguiente. Una vez revisada la instalación y comprobado que el ascensor se movía en mantenimiento pero no atendía a llamadas, el técnico pasa un presupuesto el día 25/09/2020 para cambiar una placa de llamada a razón de 568,03 euros. Nada que decir, excepto que la susodicha placa tiene un coste real de 63 euritos. Un pequeño detalle de más de 500€. 

Pasados unos días el operario se presenta con la placa y realiza el cambio. Al día siguiente llaman al presidente de la comunidad y le dicen que han encontrado agua en el depósito del equipo hidráulico, para solucionar este extraño problema, pasan un nuevo presupuesto el día 30/09/2020  que sube 3597,29 eurillos. Nada que decir, excepto que bobinar un motor tiene un coste de 400€, y 4 horas de mano de obra ¿A cuanto cobran las horas la corporación KONE?, según estás cuentas a 800€ la hora.  

Ante esta situación, el presidente llama al encargado de mantenimiento de KONE  y le pregunta como es posible que entrara agua en el depósito del equipo hidráulico. En encargado le dice que hasta que no se repare no tienen forma de descubrir por donde entró el agua.  El presidente llama a la responsable de presupuestos de Kone y esta le dice que hay muchas probabilidades que se tengan que hacer más trabajos por la dificultas de la avería. 

El día 02/10/2020  le pasan otro presupuesto que sube 3.966,11 eurillos, en este ya entran más a fondo e indican que limpiaran el deposito, se cambiaran las juntas tóricas, y se  bobinará el motor cambiando el liquido hidráulico. Nada que decir, excepto que ese modelo en concreto no dispone de juntas tóricas en el bobinado del motor.  

En total Kone, valiéndose de la situación de poder  sobre el  cliente que le otorga el contrato de mantenimiento, remitió tres presupuestos con un valor total de más de 4.500 euros. Algo totalmente inasumible para esa comunidad. Así que el presidente contactó con KONY.ES, unos mecánicos de ascensores independientes, que le arreglaron todos los problemas del motor hidráulico del ascensor por un presupuesto de 2080€, menos de la mitad del presupuesto de KONE.

La particularidad de este hecho es que toda la reparación fue realizada por un mecánico independiente bajo la estricta supervisión de la empresa mantenedora KONE. Cuando se desmontó el motor, el encargado de zona de la multinacional finlandesa estuvo en todo momento comprobando que los procesos se hicieran correctamente y, asimismo, una vez terminados los trabajos de reparación, ha acudido un operario de KONE a comprobar que todo estuviera en perfecto estado de revista. En definitiva, KONE sigue siendo la empresa responsable del mantenimiento del ascensor, pero el cliente, haciendo uso de su libertad, ha escogido a un mecánico independiente cuyo presupuesto se ajustaba mejor a su situación. KONE como responsable del mantenimiento ha supervisado la reparación y ha podido comprobar que no ha habido ningún problema.

Este caso nos demuestra que es posible liberalizar el sector de las reparaciones del ascensor y que eso es muy beneficioso para los usuarios. Recordemos que España es uno de los países del mundo con más ascensores: 19’8 aparatos por cada mil personas.

¿Debemos seguir manteniendo unas dinámicas que sólo benefician a las grandes corporaciones y perjudican a la mayoría de los españoles?

¿Por qué el gremio del ascensor FEEDA no pone de su parte para intentar normalizar estas situaciones y que el cliente pueda elegir quien le repara el ascensor, como hace con su coche?

¿Por qué ni las empresas, ni la patrona FEEDA, ni las administraciones, ni siquiera las asociaciones de consumidores hacen nada por dar a conocer al usuario que puede elegir quien arregla su ascensor siguiendo la ley de la oferta y la demanda?

Hemos preguntado al gremio de ascensores FEEDA acerca de este asunto:

Apreciado señor Jose Ignacio Dieste

 

Gracias por dedicar unos minutos a leer esta carta.

 Hemos tenido conocimiento que algunas empresas del sector contratan autónomos para realizar las reparaciones del los ascensores.

Estamos interesados en saber porque los clientes no pueden contratar a autónomos directamente para reparaciones puntuales de su instalación, máxime si tenemos en cuenta que la diferencia entre empresa mantenedora y autónomo puede  suponer un ahorro de hasta el 50%. ¿Cuál es la explicación?

Por otro lado, según la normativa toda la responsabilidad recae en el propietario ¿por qué la empresa puede contratar autónomos para hacer las reparaciones y la propiedad no?

¿Le parece justo que a casa de un particular manden un técnico al que le exigen un seguro de responsabilidad civil, unos cursillos de riesgos laborales, estar dado de alta en seguridad social, y no se cuantas cosas mas, y el propietario tiene que pagar facturas por esos trabajos infladas en la mayoría de casos mas del 50%? ¿Cómo puede permitirse esto?

 A mi entender es un timo para los clientes ¿Por qué se permite este escarnio de forma tan descarada?

¿Donde esta la libre competencia que exige Bruselas y el tribunal de la competencia?

Por otro lado ¿Cómo es posible que se deje al criterio de la empresa el control del mantenimiento? ¿Quién vigila al zorro?

Es por todos sabido que las grandes empresas no tienen suficientes técnicos para hacer un mantenimiento mínimamente decente. La mayoría de las grandes empresas han realizado drásticos recortes de personal para aumentar sus beneficios y en algunos casos ni se firma  el libro de revisiones ¿Por qué se permite?

Ahora la última moda es poner un papel en el camarín y salir pitando de la propiedad, como el correcaminos ¿Quién controla esta situación?

¿Quién controla que las cosas se hagan mínimamente  bien? Somos de la opinión que las grandes corporaciones solo van a cambiar piezas para facturar y a correr.

¿Por qué se niegan derechos al cliente, que es el responsable de la instalación, y se le dan a las empresas que no tienen escrúpulos? Estas corporaciones solo van a facturar y en muchos casos solo son meros intermediarios ¿Cómo es posible?

 
Quedo a la espera de sus amable respuesta, reciba un cordial saludo
.

Fernando Calderón

Director

Seguiremos informando.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de