• “Hoy hablamos con el Señor Damaso Martínez, de la marca ENINTER ascensores”.

Este sería el modo normal de comenzar una entrevista, pero como ya es habitual en el sector, “la familia” no habla. Está prohibido: la ley del silencio se impone… sobre todo con los que hacemos preguntas, por lo que dicen, incomodas.

Pero yo quiero hablar del sector y de los trapicheos que se practican para someter a los clientes, creo que esto sí es interesante para el público. Ese público qué lo padece en su bolsillo.

Hace unos meses tuve en placer de poder hablar por teléfono con el responsable de elevadores del Departamento de  Industria de la Generalitat de Catalunya Señor José Castillo. Hablé con él por teléfono antes del encierro del pueblo. Hace apenas unos días lo intenté nuevamente y  ahora resulta imposible hablar con este señor. Será por aquello del miedo al contagio, hoy solo es posible comunicarse con él por correo electrónico.

Pues bien, cuando hablé con el Señor José Castillo, le pregunté sobre obsolescencia programada de averías planificadas. Seguramente la gran mayoría de personas no sabrán que es esto, para que los ciudadanos lo comprendan, el aparato (en este caso la placa del ascensor, pero esto afecta a todos los dispositivos electrónicos) está programado para estropearse pasado un determinado tiempo o un número de usos en concreto.  

Son averías programadas que permiten al fabricante una facturación por averías de una forma controlada. En el argot financiero significa que el día 1 de enero de cada año, el fabricante ya sabe lo que ganara al 31 de diciembre. En todo caso los errores de facturación serán al alza, nunca a la baja. Y esto que parece una tontería, es más bien una pesadilla terrible para los bolsillos de los clientes.

Le pregunté al Señor José Castillo si esto era legal, ya que sabíamos que las placas de control de la  empresa ENINTER dejaban de funcionar súbitamente. Casualmente, si un cliente se marchaba con otra empresa mantenedora,  unos meses más tarde el ascensor se paraba de repente, siempre con la misma avería: la placa de control no responde y da un fallo programado.

Tengamos en cuenta que hay millones de usuarios de ascensores que no tienen ni idea como funciona el elevador. En parte gracias al oscurantismo del gremio de empresarios FEEDA, empeñado en imposibilitar que los usuarios conozcan algo de ascensores y mucho menos de los trapicheos que se practican en el sector.  La empresa mantenedora, en la que confías y a la que le diste la exclusiva de tu ascensor, ante una parada súbita del aparato, te dice que la placa de control esta estropeada y que hay que reparar o cambiar. Se aprovechan que como ciudadano que no tienes ni idea del asunto.  Hay que tener en cuenta que en una de las clausulas del contrato de mantenimiento se dice que ninguna persona o empresa podrá tocar el ascensor para repararlo, solo puede hacerlo la empresa contratada para tal efecto. Pregunta: Ante una situación de este calado, que intereses defenderá la empresa ¿los del cliente o los de la propia empresa?  ¿Está seguro que la empresa no tendrá la tentación de meterle la mano en el bolsillo?  ¿Que le hace pensar que no lo hará?

ENINTER, en uno de sus videos publicitarios, dice que allá  por los años noventa se prepararon para competir con las multinacionales. Y tiene razón, vaya si se prepararon… La electrónica programada abre unas posibilidades que ríete tú de la banca.

Alguien tendría que explicarle al señor Dámaso de Eninter que la honestidad no es algo que se compre o que se pueda pagar para que otros te lo digan. Eso es algo que lo tienen que pensar y decir los clientes, a ser posible libremente.

Hay un dicho que sin duda es aplicable al señor Damaso de Eninter, “Siendo honrado no se levanta un imperio”, y usted sin duda lo levantó a costa de los clientes y de los empresarios que le vendieron las empresas y a los trabajadores. Para saberlo, solo hay que hablar con las personas a las que usted les compró la empresa, los industriales, a los cuales les practicó con soltura las quitas de protocolo y los que “se quedaron en la cuneta”, citando palabras suyas. Pero mire eso no es lo más grave. Lo grave es su comportamiento, como todo el sector sabe, aunque mire para otro lado, porque toda parada de ascensor equivalen a ingresos. Sus placas de control están programadas para que, por distintas cuestiones, dejen de funcionar. Un sistema que repercute cruelmente sobre el consumidor. Lo que verdaderamente marcó la diferencia entre su empresa y el resto, fue la obsolescencia programada de sus placas. No todo vale, hay gente que la que  le gusta dormir con la conciencia tranquila.

Cabe preguntarse si usted tiene conciencia.  Usted SICAV, si que tiene, y varias… ¿es posible que esto sea su conciencia?

Su empresa, Señor Dámaso, es otra de las muchas del sector que someten a los clientes a una parasitación digna de los mejores años de la esclavitud.

Incumplen la normativa vigente a conciencia en aras de un enriquecimiento rápido y fácil. Usted sin duda debe ser conocedor de la normativa actual que dice;

Real Decreto 88/2013, de 8 de febrero, por el que se aprueba la Instrucción Técnica Complementaria AEM 1 «Ascensores» del Reglamento de aparatos de elevación y manutención, aprobado por Real Decreto 2291/1985, de 8 de noviembre (BOE 22/02/2013) -aplicable únicamente en ascensores.

Anexo 5: Obligaciones del cliente -Servicio de mantenimiento

Artículo 5 I T C : 

5.2 El cliente deberá designar una persona, al menos, encargada del servicio ordinario del ascensor, para lo cual será debidamente instruida en el manejo del aparato por la empresa conservadora. En particular, la citada persona auxiliará al titular en el cumplimiento de las obligaciones contenidas en los epígrafes anteriores.

Este punto es de vital importancia. Aunque su compañía jamás lo cumplió. La ignorancia del cliente es de lo más rentable. Cuanto menos sepas, más fácilmente le pueden meter la mano en la cartera. El cliente como no sabe y tiene su libertad sometida por contrato, traga. Esto que parece un detalle sin importancia, les cuesta a los clientes cientos de miles de euros al año, un chollo para las empresas que incumplen la normativa. Algo que, por supuesto, usted sabe y se aprovecha ¿no?

5.3.2.1 Ascensores en viviendas unifamiliares y ascensores con velocidad no superior a 0 15, cada cuatro meses; A estos efectos, se entiende por vivienda unifamiliar la situada en parcela independiente que sirve de residencia habitual, permanente o temporal, para una sola familia.

5.3.2.2 Ascensores instalados en edificios comunitarios de uso residencial de hasta seis paradas y ascensores instalados en edificios de uso público de hasta cuatro paradas, que tengan una antigüedad inferior a veinte años: cada seis semanas.

Lo mismo que este punto tampoco aparece en sus contratos, ustedes como todos, 12 revisiones, 12 recibitos, lo que diga la normativa da igual, total los clientes ni se enteran.  

Su comportamiento como empresario es muy cuestionable y usted lo sabe, así que encima no presuma de honorabilidad, la mujer del César no solo tiene que parecer honrada también tiene que serlo.

avatar
1 Hilos de comentarios
1 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más caliente
2 Autores de comentarios
sp_adminJavier Autores de comentarios recientes
  Suscríbete  
Mas reciente Mas antiguo Mas votado
Notificar de
Javier
Visitante
Javier

Es lo opuesto al concepto de servicio por excelencia . Lo q hay q hacer es no elegir empresas así. El mercado tiene suficiente oferta.