Quien pensara que este verano iba a ser tranquilo en Barcelona por la falta de turistas estaba muy equivocado.

La inseguridad, uno de los principales problemas de la ciudad no descansa ni en plena pandemia. 

Muchos son los vecinos de Barcelona que nos han hecho llegar sus quejas por la situación actual de la ciudad condal, ya que ha quedado demostrado que no era un problema únicamente  relacionado con los extranjeros que venían de vacaciones, que se habían convertido en la fuente de ingresos ilícita de los delincuentes, si no que es un problema endémico de la ciudad.

Ahora no hay turistas, pero sigue habiendo follones. Por ejemplo esta pelea entre prostitutas y proxenetas en plena calle robadors del Raval.

O estas imágenes que demuestran que los baños públicos del centro de la ciudad se han convertido en auténticas narcosalas poniendo en riesgo la salud de los ciudadanos.

Seguiremos informando

avatar
  Suscríbete  
Notificar de