Parece que la crisis sanitaria del coronavirus va remitiendo, pero ahora debemos afrontar otra igual o más terrible: La económica.

Sólo hace falta pasear por nuestras calles para ver la cantidad de negocios que, pudiendo volver a abrir sus puertas, continúan cerradas por la inviabilidad de mantener el negocio activo.

Sin duda sectores como el de hostelería o el turismo son los más visiblemente afectados por las medidas de confinamiento para atajar los estragos del Covid 19, pero hay otros sectores dañados que van a ir cayendo como piezas de dominó.

Especialmente alarmante es la situación de la industria automovilística que daba empleo en España hasta casi 600.000 personas, siendo el segundo país europeo con mayor potencia en esa industria.

Hoy sabemos que Nissan va a cerrar su plantas plantas de Zona Franca de Barcelona y a las dos satélites de Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca que le suministran. En total, más de 3.000 empleos directos, más otros 13.000 indirectos, cifra que los sindicatos elevan hasta las 20.000 personas.

Pero las malas noticias no se quedan aquí, las nubes negras sobrevuelan el resto de factorías de España:  Renault. Tiene 11.650 trabajadores en un Erte y el grupo ya ha anunciado 15.000 despidos a nivel global.

Seat, la mayor empresa industrial de Cataluña, presentó un ERTE para casi 15000 trabajadores. Ford, por su parte, incluyó en su Erte a 7400 empleados de su planta en Almussafes (Valencia) y Mercedes Benz ya ha anunciado que tendrá que despedir al 5% de la plantilla de su fábrica en Vitoria y que cerrará su producción durante el mes de agosto.

¿Y que hacen nuestros políticos ante tan turbio panorama? Pedro Sánchez aseguró hace sólo unos meses que se había reunido con los directivos Japoneses de Nissan en el foro de Davos y que el empleo estaba asegurado. Pero bueno, a estas alturas ya no vamos a sorprendernos de las diferencias entre las palabras de Sánchez y la realidad.

Más grave, si cabe, es lo que dijo  la número dos de Ada Colau, Janet Sanz:

Es muy grave que la concejal de de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad del consistorio diga que hay que acabar con una industria que da de comer a casi 600.000 familias en España, pocos días antes del cierre de una de las principales industrias de su ciudad. ¿en manos de quien estamos?

avatar
  Suscríbete  
Notificar de