Ya lo veníamos avisando, la pésima gestión del gobierno durante la pandemia ha convertido a España en un polvorín y la mecha ya ha prendido.

Cada día a las 9 de la noche, la llamada Revolución de las mascarillas va tomando más calles y plazas de España.

Algunos ciudadanos están haciendo llegar su malestar a los políticos en forma de escrache, una práctica puesta de moda hace unos años por podemos y que ahora el gobierno sociocomunista prueba en sus propias carnes.

Ayer le tocó aguantar la cacerolada en las puertas de su casa al ministro Ábalos, donde los manifestantes increparon a su mujer y a su hija.  

y unas cuantas decenas de vecinos de Galapagar volvieron a congregarse en las inmediaciones del Chalet de Pablo Iglesias para manifestarse en su contra, pero esta vez se encontraron con 5 coches de la guardia civil protegiendo al vicepresidente.

Es muy curioso que Iglesias haya llamado a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para defenderse de los manifestantes, cuando sólo hace unos años decía esto sobre la policía.

Por otra parte, resulta cuanto menos gracioso ver como cambian las tornas y lo que antes era “jarabe democrático”, ahora es acoso fascista.

Repasemos algunas declaraciones de destacados podemitas. Esto decía Irene Montero sobre los escraches cuando era ella quien los hacía: “Escrache No es acoso, es interpelar a los diputados para que hablen con nosotros y no nos den la espalda”. Bueno, pues ahora tiene unos cuantos ciudadanos en la puerta de su casa, a ver si no les da la espalda.

Echenique, por su parte ha dicho esto sobre el escrache a Pablo Iglesias:

Escrache: Concentración de gente humilde a la que le han quitado la casa y dejado en la ruina una panda de ladrones de cuello blanco. Lo de anoche: Concentración de pijos pudientes y maleducados y algún que otro simpático neonazi.

Con esto Echenique confirma lo que todos ya sabíamos, que Iglesias vive en una urbanización de pijos a la que  gente de los barrios no tiene acceso. ¿Es eso no, Pablo?

Y sobre el otro escrache, el del ministro de Transportes dijo esto:

Todo mi apoyo al Ministro Ábalos. Una cosa es el derecho de manifestación y otra muy distinta es que fakeperiodistas de ultraderecha manden a pijos maleducados y agresivos a intimidar y acosar a tu esposa y a tu hija. Lo que no entiendo es por qué no actúan las autoridades.

Pero no dijo nada del escrache a Cristina Cifuentes cuando lo hacían los suyos, o al escrache a Ciudadanos en la Marcha del Orgullo Gay hace menos de un año. O al más grave de todos, el que sufrió Begoña Villacís a punto de dar a luz el día de San Isidro.

Recordemos que fue podemos y su entorno los que iniciaron esta práctica en España, como el escrache que el propio Pablo Iglesias le montó a Rosa Díez cuando iba a dar una conferencia en la Complutense. Aquí divisamos su inconfundible figura.

O el que organizaron en la casa de la entonces vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría.

Estuvieron mucho tiempo recetando Jarabe democrático y ahora que les toca su dosis no les gusta el sabor ni los efectos secundarios.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de