Son los auténticos héroes de esta pandemia, la primera línea línea de batalla contra el virus y los que más bajas han sufrido entre sus filas. Por ello son reconocidos con aplausos cada tarde por los ciudadanos.

Pero su esfuerzo no está siendo suficientemente valorado por la administración, más de 45.000 sanitarios se han contagiado de coronavirus por no contar con los equipos de protección individual adecuados. Unos esfuerzos que muchas veces no están bien correspondidos económicamente.

En la comunidad Valenciana, por ejemplo, la  Conselleria de Sanidad ha contratado a médicos residentes para trabajar como médicos adjuntos, pero con un sueldo muy inferior al debido. Estos médicos están cobrando una nómina de 1.046,58 euros por trabajar 35 horas a la semana asumiendo responsabilidades de facultativo y poniendo en riesgo su salud y los de sus familiares, al enfrentar su trabajo sin las más mínimas medidas de protección.  

Esto se suma a otros despropósitos, como el reparto de mascarillas defectuosas por parte del ministerio de sanidad, que no les protegían realmente, motivo por lo que el Partido Popular se va a querellar contra el gobierno.

Pero todo esto resulta aún más indignante si  comparamos las nóminas de los médicos residentes con las de algunos de nuestros ministros, como es el caso de los marqueses de Galapagar, Pablo Iglesias e Irene Montero, que sumando sus sueldos de Vicepresidente y Ministra llegan a los 150.000€ anuales, 13.000 euros mensuales. No es un mal salto teniendo en cuenta que el último sueldo como profesor interino de Pablo Iglesias era, según el mismo explicaba de menos de 1000 euros al mes, que combinaba con otros 1000 euros brutos que cobraba como presentador del programa pagado por el régimen iraní, Fort Apache. Más fulgurante aún ha sido la ascensión de Irene montero, cuyo último trabajo conocido fue de Cajera en la cadena de productos electrónicos Saturn y que en todo el año 2015 declaró haber ingresado 3500 euros de una beca universitaria.

Recordemos que Pablo Iglesias es el responsable de las residencias de ancianos, como vicepresidente social del gobierno, que el 19 de marzo anunció inversiones de  300 millones de euros para paliar la sangría de muertes de ancianos en geriátricos y a la vista está que no ha hecho nada. 17.531 ancianos han muerto en residencias sobre un total de 26.000 fallecidos. Podríamos decir que iglesias es responsable por omisión de un 67% de los fallecidos por Coronavirus en España. Pero claro, él está más interesado en seguir acaparando poder.  

avatar
  Suscríbete  
Notificar de