Lo de las empresas proveedoras del ministerio de Sanidad es un escándalo que está pasando inadvertido por los grandes medios, entre las disputas políticas y las brutales cifras de muertos.

Hoy ponemos el foco en la empresa Hongkong Travis Asia Limited, la segunda mayor proveedora de materiales sanitarios del Estado. A priori esta empresa no parece la más adecuada para confiarle la importación de productos, que ahora mismo necesitamos para parar la sangría de infectados y muertos: fue constituida en mayo de 2019 y cuenta únicamente con 10.000 dólares hongkoneses como capital social, es decir, menos de 1200 euros.  

Hongkong travis ha vendido mascarillas y respiradores mecánicos al Ministerio de Sanidad por un montante total de 245 millones de euros con un margen de beneficio de casi el 200%. Pero el escándalo no acaba aquí, estos beneficios acabarán gestionados desde Panamá a través de una sociedad offshore, tal como demuestran los documentos del Registro Mercantil de Hongkong.  El organigrama de la compañía responde al habitualmente usado por los despachos de abogados para  crear estructuras fiduciarias, “offshore”, y así esconder la identidad de los verdaderos propietarios de la empresa.

World Trade Enterprises Consultancy Limited  es una asesoría fiscal que ejerce la secretaría del consejo de administración de Honkong Travis. Esta sociedad opera en varios paraísos fiscales como Islas Vírgenes, Seychelles o Islas Marshall. Está especializada en los servicios “offshore”, para que sus clientes eviten pagar impuestos.

Por si esto fuera poco, la asesoría aparece en los famosos “papeles de Panamá.

A esta clase de empresas es a la que destina el gobierno el dinero de nuestros impuestos.

Este escándalo sobre la compra de material por parte del Ministerio de Vivienda. se suma a otros sobre los que hemos ido informando puntualmente en este medio. Como el caso de Mayra Dagà, cuya empresa FCS es la primera proveedora del ministerio de sanidad y se ha embolsado 263 millones de euros imporyando insumos sanitario de China. Recordamos que Mayra Dagà siempre estuvo en la órbita social del PSC y que hace unos años fue condenada por un delito de estafa agravada con 10 meses de cárcel y el pago de la responsabilidad civil, aunque la fiscalía había pedido para ella 4 años de cárcel.

El negocio de Dagá ha sido vender mascarillas al gobierno a un precio de 0,51 euros, mientras que otras empresas con mayor experiencia en el mercado estaban vendiendo las mismas mascarillas a 2 o 3 céntimos.  

Si en total el ministerio de Sanidad ha desembolsado 1.012 millones en material sanitario, Mayra Dagá ha pillado más del 25% .

Otro gran beneficiado por este negocio de la tragecia ha sido Eric Casas y su familia, el  directivo de Hans Biomed Skymedic, ha ganado 38,7 millones.  Esta empresa de Terrassa con 16 empleados y una facturación anual de 2,7 millones en 2018,ha recibido en estos meses de crisis 38,7 millones por parte del gobierno para la importación de test de diagnóstico rápido.

Más  socialistas metidos a importadores: este es Jose María Lafuente, ex aspirante a la alcaldía de Palma por el Psoe que importó a petición del gobierno balear 40.000 mascarillas que finalmente resultaron ser defectuosas.  

Es mucha casualidad que empresas con tan poco recorrido en el negocio de la importación de material sanitario se estén lucrando de forma tan abusiva durante la crisis del coronavirus. El gobierno va pagando y ellos se van forrando. Capitalismo de amiguetes. Lo que aún no sabemos es si el pagador es bobo, si no le importa pagar con el dinero de los demás o si al final resultará que no es tan bobo… Seguiremos informando.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de