El Dilema ¿Dejarías dinero a alguien que sabes que lo derrocha? ¿defenderías a tu país aunque sepas que no se hacen bien las cosas?. La tragedia del coronavirus ha traído muchas tensiones políticas y no solo en España entre gobierno y oposición si no también entre en la Unión Europea entre los países del norte y del sur. Hace unas semanas el ministro de finanzas holandés se ganó la antipatía de casi todos los españoles con unas duras declaraciones sobre nuestro país, cuando exigió que la Union Europea investigara por qué países como España no tenían una situación fiscal –de deuda y déficit– lo suficientemente holgada ante la crisis del coronavirus. Vamos que venía a decir que en España habíamos derrochado el dinero en época de bonanza, nos habíamos endeudado y ahora que vienen las vacas flacas acudíamos a pedir dinero a los vecinos del norte. Si el político Holandés tenía razón o no lo veremos más adelante, lo que se echó en falta en ese momento fue que alguien en el gobierno saliera a defender el honor de los españoles, pero nadie demostró el valor de dar la cara. Tuvo que ser el primer ministro portugués el que nos defendiera públicamente. Recientemente, el ministro de Sanidad, Salvador Illa se ha permitido enmendarle la plana a un periodista holandés que nos volvió a criticar como país. Se debe reconocer que Illa estuvo muy bien en su respuesta demostrando un patriotismo inusual en un político socialista (y además catalán), pero no debemos olvidar que contestaba a un simple periodista. Cuando tienen que enfrentarse al gobierno holandés se amedrentaran y tienen que venir los portugueses a defendernos. Pero volvamos al tema económico, por qué los países del norte como Alemania, Austria, Finlandia y especialmente Holanda le ponen tanto reparos a ayudarnos a salir de la crisis económica derivada del coronavirus? El principal motivo es que según estos países España, con su gobierno de Podemos y Psoe no ha hecho una política seria de contención de gasto, si no todo lo contrario. Desde que subió Sánchez al poder ha utilizado el gasto público como principal herramienta electoral, algo que se ha agravado con creces desde la incorporación de Podemos al poder. Recordemos que este gobierno tiene 4 vicepresidencias, 22 ministerios y 30 secretarías de estado con centenares de asesores políticos. Echen cuentas sobre cuanto nos cuesta mantener eso. Además la crisis del coronavirus y la gestión que de la misma está haciendo el gobierno sociocomunista va a dejar al sector privado hecho un erial. El Estado paga ya al 63% de las personas que perciben algún salario o prestación, mientras que solo el 37% restante son empleados del sector privado. La subida del paro, los Ertes, el cese de los autónomos y las pensiones supone que, en estos momentos, en España por cada asalariado de la empresa privada hay 1,7 que cobran del estado. A día de hoy hay algo más de 12 millones de asalariados en el sector privado, mientras que 21 millones están cobrando directamente del Estado. Entre ellos están los parados (9 millones si se incluyen los Ertes y el cese de autónomos), los pensionistas (8,9 millones) y los funcionarios públicos (3,248 millones). Lo que pretenden los países del norte es que si la UE deja dinero para la recuperación económica, esta vaya asociada a un control financiero, algo parecido a los rescates que se hicieron a Portugal y Grecia durante la crisis de 2008. Eso supondría llevar a cabo una política financiera basada en la austeridad, todo lo contrario a lo que representa Podemos y este Psoe. Se nos hace difícil no defender a España en este punto, pero se puede llegar a entender la reticencia de otros países a dar dinero a cambio de nada, cuando están viendo como procede nuestro gobierno. Quizá con unos mandatarios más responsables, otro gallo nos cantaría.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de