El Barrio de la Mina, a las afueras de Barcelona, siempre ha estado tristemente vinculado a historias de marginalidad y droga. Aunque en los últimos años la zona ha experimentado una mejora en su situación, a raíz de la situación global de la pandemia del coronavirus, se ha vuelto a ver en el centro de una polémica.

En pleno confinamiento los vecinos del barrio se han manifestado durante todo el fin de semana contra un hospital de campaña que se iba a instalar en el polideportivo del barrio para atender a personas toxicómanas.

Las protestas empezaron con caceroladas desde las ventanas, pero acabaron en la calle enfrentándose contra los antidisturbios de los mossos d’esquadra. La situación se fue un poco de las manos y los manifestantes olvidaron las normas básicas de distancia social durante el confinamiento, poniendo en peligro su propia salud.

Las protestas tuvieron resultado y el Departamento Catalán de Salud  tiró para atrás el proyecto ante el descontento vecinal, que principalmente se quejaba de que se iba a llenar el barrio de jeringuillas y drogadictos de nuevo, y que siempre desde la administración se castiga a los barrios humildes, en vez de llevar esa clase de centros a los barrios altos.

Por otra parte el Ayuntamiento de Sant Adrià del Besos explicó que se decidió hacer la instalación en la Mina, dado que unos 20 politoxicómanos se habían quedado colgados en el barrio tras acudir a los diferentes narcopisos que hay en la zona. En los últimos tiempos la droga que campaba a sus anchas por el raval se ha ido desplazando a la zona del Besós, gracias a la presión policial.

Pero que el problema esté alejado del centro y de los turistas no significa que no exista.

Además este no ha sido el único incidente en un barrio conflictivo, vean este video de la policía actuando contra unos vecinos que se saltaban el confinamiento en la Barriada de los Milagros, en el Puerto de Santa María

avatar
  Suscríbete  
Notificar de