Ayer se lio parda en la rueda de prensa del comité de expertos del Coronavirus cuando el Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil José Santiago soltó esta bomba “Trabajamos para minimizar el clima contrario a la gestión del Gobierno”

Algo que accionó todas las alarmas democráticas ante el reconocimiento de un atentado contra la libertad de expresión por parte de las fuerzas de seguridad del estado y siguiendo órdenes del gobierno. Esto sumado a otras medidas totalitarias como el cierre del portal de la transparencia, la voluntad del gobierno de penalizar lo que ellos consideren bulos o las estadísticas del CIS de Tezanos, más manipuladas que las de corea del norte y con preguntas tendenciosas que invitan a acabar con la libertad de prensa,  ha llevado a la oposición y a la mayoría de la población a temer que la voluntad del gobierno en convertir a España en un régimen populista totalitario, sirviéndose de las fuerzas armadas, de los medios de comunicación afines y de la censura.

El gobierno está vez si reaccionó rápido y no tardó en decir que todo había sido un  lapsus del Guardia civil. Incluso él mismo, en su comparecencia de hoy se ha justificado

Pero mucha gente no traga con la versión oficial del Lapsus. Así lo ha hecho saber un importante  sindicato de guardias civiles que ha exigido la destitución del Jefe del Estado Mayor.

Si el gobierno está usando la  labor de la Guardia Civil para su propio interés, estaría incurriendo en malversación de fondos, al usar medios públicos para fines privados, ya que la fuerza de trabajo de los funcionarios públicos también se consideran “caudales públicos”

Pero vayamos a los hechos. ¿fue realmente un lapsus?

En el video vemos claramente como lee algo en sus papeles mientras contesta, como si no quisiera equivocarse en la palabra exacta que debía usar. Eso podría hacer pensar que el General recibió una orden anticonstitucional por parte del ministerio del Interior, y él decidió boicotearlo sacándolo a la luz pública en rueda de prensa, obligando así al ministerio a desmentirlo, quedando la orden anulada.

Esta teoría podría ser cierta, pero también es cierto que el Jefe del Estado Mayor José Santiago fue designado para el cargo en febrero de 2019 por los ministros Marlaska y Margarita Robles. Es decir, es un militar adicto al régimen que cumple órdenes de los políticos.

Es intolerable que un cuerpo de trayectoria intachable cuya divisa es el honor, como la Guardia Civil, este en manos de gente así que anteponen sus intereses partidistas al bien del país.

Debemos estar más alerta que nunca. Seguiremos informando

avatar
  Suscríbete  
Notificar de