Si algo nos está dejando claro la pandemia del coronavirus es que no podemos confiar ciegamente en la capacidad de nuestros políticos para tomar buenas decisión, pero sí en la abnegación y capacidad de trabajo de los españoles, especialmente de nuestros sanitarios, policías y militares.

Estos últimos se están desplegando por todo el país montando hospitales de campaña para atender a la ciudadanía y desinfectando residencias de ancianos y otros lugares con alta capacidad de trasmisión del virus.

Pero en esta crisis también hemos aprendido que hay quien no es capaz de dejar sus odios a un lado y aprovecha cualquier excusa para sacar a relucir su miseria moral, como hicieron los batasunos en Pamplona abucheando a los militares de la UME ( a lo que estos contestaron así)

En Cataluña se han cumplido las peores pesadillas de los independentistas y hoy se puede ver al ejército desplegado por las cuatro provincias y además recibiendo los aplausos de los catalanes que, abandonados por la Generalitat, agradecen la labor del ejercito español. Como estará la cosa que hasta Ada Colau ha aplaudido su presencia.

El que está que trina es el mediocre racista que preside la Generalitat Quim Torra, que se empeña en poner palos en las ruedas e impedir el trabajo de los militares.  Por ejemplo, La Guardia Civil montó conjuntamente con Médicos sin Fronteras y bajo la supervisión del ayuntamiento de Sant Andreu de la Barca, un hospital de campaña con 140 camas completas en el polideportivo de la localidad. Pues va la consellera de Salud, Alba Vergés, y dice que el hospital “no cumple con las necesidades que tiene hoy el sistema de salud del municipio”. Menospreció la ayuda de la benemérita asegurando que si faltaran camas se llevaría a los enfermos a hoteles.

Pero el caso más sonado ha sido en Sabadell, donde el ejército montó un hospital de campaña con 210 camas  para descongestionar el saturado hospital Parc Taulí, que atienda a 400.000 personas. Cuando acabaron, alguien del Servei Català de Salut dijo que la tela empleada por los militares era “demasiado corporativa”. “ DEMASIADO CORPORATIVA” Hay que ser muy  (pongan ustedes el adjetivo) para negar a los enfermos un hospital porque tiene estética militar. ¡Si lo están montando militares! ¿qué quieren que sea con imágenes del club super 3?

Esto provocó la indignación de la alcaldesa de Sabadell y de la mayoría de vecinos de la ciudad.

Para terminar con estos despropósitos independentistas nos gustaría enseñarles el repasito que el diputado de ciudadanos Guillermo Díaz le da a Gabriel Rufian acerca de la labor del ejército, porque creemos que no lo verán por la tele.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de