Y responden con denuncias por injurias

Se acuerdan del famoso fiasco de los test rápidos para detectar el coronavirus que se tuvieron que devolver para comprar otros que tampoco servían para el propósito que tenían?

Bueno, pues estos días ha corrido cómo la pólvora un rumor no confirmado que podría explicar el motivo de tanto secretismo en torno a este asunto y por qué el gobierno no permitía las preguntas directas de los medios en las ruedas de prensa, si no que eran filtradas por el secretario de estado de comunicación.

El que lanzó la primera especulación sobre que todo esto podría ser una nueva chorizada socialista fue el periodista Cesar Vidal, quien desde su auto impuesto exilio americano lanzó este bombazo:

Sibilinamente y sin dar nombres, Vidal se refería al hijo del ex dirigente socialista José Bono,  y a su futuro esposo Aitor Gómez. El rumor empezó a coger fuerza y a correr por las redes que el yerno de Bono habría sido el intermediario en la operación de la compra de test vía Ucranía.

Aitor Gómez, el prometido de Jose Bono III se autodefine como un joven emprendedor que decidió cambiar el mundo del periodismo por la joyería, creando la firma de joyas Bonai.

La pareja lo niega todo y ha interpuesto varias denuncias por calumnias contra twitteros que han propagado estos rumores.

Siempre hay que respetar la presunción de inocencia y ciertamente en esto caso no hay bases sólidas para acusarlos, pero también es cierto que  debemos estar alerta para destapar los cientos de casos reales  de piratería que puedan quedar impunes. Quizá en este caso el error ha sido en el quién, pero no en el qué.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de