Por Fernando Calderón, Director de S-Público

Como ciudadano de a pie, estos días ando que no me hallo. El desasosiego me invade… resulta que el Excelentísimo Señor Presidente le va a subir el sueldo a los funcionarios,

Algo a priori loable, pero si pensamos un poco no lo es tanto. Tengamos en cuenta que la gran mayoría de funcionarios cobran sueldos que para nada se merecen, muy por encima del común de los trabajadores. Además en muchos casos disfrutan de una vida regalada, muchas veces con unos patrimonios injustificados o con familiares que gozan de unas ventajas muy discutibles.

En este nuestro país ya no queremos tener un tío en América, queremos tener un familiar funcionario. La mayoría de jóvenes sueñan con ser funcionarios ¿Por qué será?

Quizás sea porque el que lo consigue, vive una vida plena y regalada, como si pasara a ser un ser superior por encima del bien y del mal.

Piense por un momento; para un funcionario o trabajador público, no existe la  preocupación por la inseguridad laboral, con dejarse ver por su punto de trabajo es suficiente,  ya que su empresa jamás cerrará o hará una suspensión de pagos, no hay nada mejor y más seguro. El sueldo se incrementará año tras año, aún cuando no des ni golpe, da igual que te tires las pocas horas que estas de cuerpo presente hablando por teléfono sobre tu próximo viaje o ligando en las redes sociales. ¿Sabían que los funcionarios es el colectivo que más turismo consume en España? ¿Casualidad? No lo creo.

Otro elemento para la reflexión. ¿Se han parado a pensar en quien controla al funcionario? Efectivamente, otro funcionario. Esto es de risa, es como si pidiéramos a mafia que se controlen ellos mismos… bueno, aunque eso ya pasa y se llama la “famiglia”

Un ejemplo más, pongamos que hay una empresa que es un lobby y es quien  manda e impone las reglas de juego, pongamos que cuenta con 4.500.000 de empleados, imagina que estos trabajadores se llaman “funcionarios” y tienen el poder para interpretar la ley y las normas… pregunta, ¿en qué se convertirían la mayoría de esos trabajadores? En un clan Mafioso, la “familia” la “cosa nostra”, pero legal. La verdad que no se me ocurre un plan más redondo.

Pues bien la interpretación de leyes y normas abre la puerta a la corrupción del sistema. Las leyes están para cumplirlas y los funcionarios para hacerlas cumplir. cuando un empleado público “interpreta” suele acabar prevaricando. ¿De verdad queremos vivir sometidos a las interpretaciones del funcionario de turno? No es extraño que la mayoría de los jóvenes (y los no tan jóvenes) tengan como máxima aspiración conseguir una plaza en la administración pública. Es el sueño de cualquiera, vives un vida regalada y sin preocupaciones y encima puedes joder a quien te de la gana. Y encima sabes que a quien jodes es quien te pago el sueldo. No debe  haber mayor satisfacción.

Eso el súmmum  del funcionario… ¡Viva la vida regalada!

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más caliente
1 Autores de comentarios
naranjotrenado@hotmail.com Autores de comentarios recientes
  Suscríbete  
Mas reciente Mas antiguo Mas votado
Notificar de
naranjotrenado@hotmail.com
Visitante
naranjotrenado@hotmail.com

No. Funcionarios no, mejor una empresa, así metemos a la familia a dedo. A qué si.?De sueldos indecentes nada. Y además el que quiera, que estudie. Que aquí la envidia es la costumbre. Basta ya. No tenemos culpa de los sobres con dinero y de las targetas negras. No os dais cuenta que mientras nos estáis mirando, los verdaderos culpables pueden seguir robando? Y poniendo empresas que por lo visto van a mejorar el rendimiento, pero que siempre son un fiasco y terminan con pérdidas que pagamos todos