Por Fernando Calderón, Director de S-Público

Hoy tomando un taza de café en un bar de pueblo llamado “Libertad”, escuché como un ciudadano le decía a otro: “¿Los funcionarios y los trabajadores públicos para quién trabajan? ¿Para el pueblo quizás?

Una pregunta que a menudo se hacen los ciudadanos de a pie. Podríamos decir que los ciudadanos llevados por el afán del control, nos hemos autoesclavizado ante políticos y  trabajadores públicos.

Nos hemos convertido en los esclavos de una élite funcionarial que parasitan la sociedad sin escrúpulos.

En teoría los funcionarios trabajan para los  ciudadanos. Pues bien nada más lejos de la realidad, el funcionariado en su gran mayoría trabaja para enriquecerse y vivir a todo trapo, los paganos importamos poco para el sistema, somos sólo las víctimas del sistema.

En el caso de los  pueblos ¿Cuántos enchufados a dedo hay? ¿Cuánto funcionarios a los  que no se les conoce mérito alguno a parte  de escaquearse todo lo que pueden?

Lo triste es comprobar que estos se sienten por encima del bien o del mal, en esta especie se encuentran los que son peores, ya que lo poco que trabajan es para enriquecerse ellos y sus familiares y amigos. Ya no queremos un tío en América, si no un amigo funcionario.

Hay un dicho popular entre políticos y funcionarios que dice “trabajamos  para servirte” ¡Qué bien suena, por Dios! Pero ¿de verdad te crees que los políticos y el cuerpo de funcionarios o trabajadores públicos, trabajan para servirte?

Los políticos si lo hacen mal, cada 4 años lo puedes cambiar…. ¿Pero qué hay de los funcionarios trabajadores públicos que son como las almorranas, que los tienes que sufrir en silencio?. A estos no los puedes echar ni con aceite hirviendo….  Esto sí  que es un escarnio para pueblos, de este nuestro país. Estos sí son culpables de la ruina de los pueblos y el sometimiento de los paganos a su tiranía. ¿Qué hacer con el clientelismo funcionarial establecido?

Pronto más…

Fernando Calderón

Director de S-Público

avatar
  Suscríbete  
Notificar de