La Guardia Civil ha detenido al “”administrador de hecho” de Magrudis la empresa resonsable de La Mechá y los casos de Listeria.

También han registrado la fábrica y varios inmuebles de la empresa y sus responsables. Los detenidos son José Antonio Marín Ponce, sus dos hijos Mario Sandro José Marín Rodríguez, una cuñada y otra persona vinculada a la empresa.

Sobre el papel, Sandro, el hijo consta como administrador y socio único, pero la juez considera que el dueño real de la empresa es el padre: Jose Antonio Marín.

Los detenidos tendrán que enfrentar un posible  delito contra la salud pública y de lesiones, así como de aborto y homicidio.

Según los investigadores, los detenidos conocían desde febrero la contaminación de algunos de sus productos, pero no actuaron hasta que en septiembre se destapó el caso.   

Esa supuesta negligencia es la que ha provocado hasta la fecha tres muertos, siete abortos y más de 200 afectados.

Además esta empresa coleccionaba irregularidades: inició su actividad empresarial sin la licencia de apertura del Ayuntamiento de Sevilla. Estuvo 5 años trabajando sin autorización.

Según las inspecciones del ayuntamiento de Sevilla, la empresa sólo distribuía en la ciudad de Sevilla, sin embargo sus productos contaminados se han encontrado en Madrid, Gerona y el norte de España.

Justo antes de que se destapara la crisis de la listeria, Magrudis, realizó una ampliación de sus instalaciones sin informar a la junta de Andalucía, por lo que no se pudo hacer la inspección sanitaria previa obligatoria.

Por si esto fuera poco, nunca se inscribió en el Registro de Industria Agrolimentarias de Andalucía, algo obligatorio por ley y que implica estar sujeta a sanciones e inspecciones.

Todas estas malas prácticas contrastan con las bonitas palabras que el consejero andaluz de Salud Jesus Aguirre le dedicó a los responsables de Magrudis (ver video).

avatar
  Suscríbete  
Notificar de