Se trata de Dr Life, una clínica privada de  Madrid que promete acabar con la disfunción eréctil, aumentar el tamaño del pene, la fuerza de las erecciones y la duración de los orgasmos con unas inyecciones en el miembro viril de células madre acompañadas del uso regular de un aparato succionador. Todo por el módico precio de 2900 (1900 si pillas una buena oferta).

Según dice la publicidad de Dr Life, una doctora te extrae sangre del brazo, la mete en una máquina centrifugadora que elimina las toxinas y la grasa para después inyectar esa misma sangre en el pene. Este proceso se conoce como PRP, una técnica conocida comercialmente como Vampire que también se  aplica para rejuvenecer el rostro. 

Pero las cosas se han torcido para esta empresa y sus terapias milagrosas. La Red de Terapia Celular Española del Instituto de Salud Carlos III ha denunciado ante la Agencia Española del Medicamento (AEMPS) las prácticas de Doctor Life. Según este organismo, la clínica hace publicidad engañosa ya que no se inyectan células madre en ningún punto del proceso, si no que es una simple centrifugación de la sangre, No hay ninguna limpieza de toxinas. Esta técnica enriquece las plaquetas y los factores de crecimiento, pero también las proteínas de la coagulación y fibrinolisis. Y un uso inadecuado puede hacer más daño que beneficio”.

“Creemos que se trata de una información fraudulenta que atenta contra la salud pública y que enturbia y da una imagen muy negativa para la terapia celular y el prestigio de los científicos españoles, particularmente de TerCel, que llevamos años siguiendo escrupulosamente el método científico de células madre con análisis preclínicos y ensayos clínicos (EC)”

No hay ninguna evidencia científica que el método vampire funcione, más allá del efecto placebo que pueda producir. La agencia española del medicamento ya está investigando si hay voluntad de fraude en este caso. Seguiremos informando.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de