El 17 de agosto de 2017 fue una de las fechas más tristes en la historia reciente de Barcelona. Un atentado terrorista perpetrado por yihadistas que dejó 15 víctimas mortales, entre ellas 2 niños, en la principal arteria turística de la ciudad: La Rambla.

Dos años después de este fatal suceso y entre dementes e irresponsables bulos promovidos por la Generalitat, nos preguntamos si los Barceloneses se sienten seguros paseando por las Ramblas. Si los bolardos que ha instalado el ayuntamiento son suficientes para evitar otro ataque así o si debería haber más presencia policial antiterrorista.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de