Que Podemos tiene una agenda secreta (o no tanto) para convertir España en Venezuela se sabe desde hace tiempo. Quedó más que en evidencia tras la petición de Pablo Iglesias de copar las cotas de poder estructural del Estado en las negociaciones de la investidura de 2016, donde Pablo Iglesias, en lugar de pedir ministerios de corte social, como podría ser el de asuntos sociales, pidió entre otros, el Ministerio del Interior, el CNI y Televisión Española, para tenernos a todos bien controlados. No hace falta recordar que el propio Pablo Iglesias o Juan Carlos Monedero fueron leales, y muy bien remunerados, asesores de Hugo Chavez.

Ante el evidente descalabro del chavismo, que ha causado la diáspora más grande de la historia de Iberoamérica, con cerca de 4 millones de personas desplazadas de su hogar por la más pura necesidad, parece que Iglesias ha rebajado un poco sus loas al dictador venezolano Maduro. Sin embargo, no perdió la oportunidad de volver a quedar en evidencia al condenar el intento de restablecer la democracia en el país caribeño llevada a cabo por Juan Guaidó.

Nuestro colaborador Eleazar Ubieda, periodista venezolano exiliado por motivos políticos en España, contesta con datos y bajo su experiencia personal al líder de Podemos. Los venezolanos saben de primera mano como afectó el populismo a sus vidas y debemos aprender de su experiencia.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de