El casquivano que tiró un frigorífico en la sierra de Alzamora entre bromas sobre el reciclaje y risas, mientras era grabado por un amigo para, más tarde, colgarlo en las redes, va a enfrentar una multa de 45.000 €, además de ser obligado a recogerla de donde la había tirado.

La Guardia Civil ha levantado acta de infracción a la empresa de gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos de Olula del Río (Almería) para la que trabajaba ese mequetrefe, quien ha sido despedido por  ese acto.

El video de semejante muestra de estupidez corrió cómo la pólvora por twitter, lo que propició que llegara a la Guardia Civil. En un colmo de estulticia, el infractor mostraba la matrícula del vehículo en el que transportaba la nevera, por lo que su detención fue pan comido para las autoridades.

No se pierdan el placer  de ver a este espécimen y a su compinche subiendo la nevera  por la ladera del monte.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de