Félix Ramos es una especie de relaciones públicas muy conocido en la escena de la Jet Set marbellí. En sus redes sociales se le puede ver siempre acompañado de famosos de todo pelaje en actitud de compadreo.

Pero como todos sabemos detrás del brillo de las fotos de Instagram, muchas veces se encuentran capas de mugre. Y en este caso hay auténticas toneladas.

La historia de Félix Ramos saltó a los medios cuando se destapó como una suerte de pequeño Nicolás en versión costa del sol.

Ramos, quien presume de ser Vizconde de Labello, vivía entre Marbella y Marruecos, donde se codeaba con gente muy poderosa. Teóricamente podía mantener su elevado tren de vida gracias a su productora y a ser el responsable de comunicación del festival Starlite de Marbella, pero en realidad Ramos está denunciado por vender títulos y medallas falsas a famosos españoles.

El caso más sonado fue el de Carmen Lomana, quien lo denunció por robarle más de 20.000€ de su cuenta corriente. Presuntamente el Vizconde habría pedido a la conocida socialité las claves de sus tarjetas para comprar unos pasajes a Marruecos, abusando de su confianza.

Hasta aquí una historia de picaresca típica de nuestra tierra, lo que nadie se esperaba es el giro escabroso que la historia tomó esta semana.

Félix Ramos fue detenido en Marruecos acusado de abuso a menores.

Así como lo oyen, Ramos está preso en Tánger por, presuntamente, acostarse con jóvenes marroquís con la promesa de conseguirles un trabajo o una casa en España.   

Según se publicó en El Español, un joven marroquí de 19 acusó a Ramos de haber abusado sexualmente de él y otros jóvenes compatriotas. Además, según la víctima, Ramos lo entregó al popular cantante Falete y a su acompañante por 2000 dirhams, es decir 185 euros. 

Como consecuencia de la detención del estafador marbellí, la policía de Marruecos a desmantelado la ONG española radicada en Tánger “Ni un niño sin techo”, que recibía visitas de famosos españoles con la intermediación de Félix Ramos. Entre las celebrities que visitaban la casa de acogida de menores se encuentran el propio Falete, Agustín Bravo o José Manuel Parada.

La ONG organizaba fastuosas fiestas con famosos españoles y niños sin recursos marroquís. 

Un caso más de Organización No Gubernamental que se aprovecha de la buena voluntad de los ciudadanos que donan dinero a su causa y aprovechan sus recursos para su propio beneficio o, en casos peores como este, para llevar a cabo sus perversas intenciones. Es por ello que sólo debemos colaborar con ONG que hayan pasado controles rigurosos y estén completamente limpias de casos turbios.

avatar
  Suscríbete  
Notificar de