Operación Kafka, con este inmejorable nombre ha bautizado la policía a un caso de lo más rocambolesco.

A grandes rasgo lo ocurrido es esto: una madre y una hija contrataron a un sicario, que a su vez era novio de la hija, para matar al exnovio de la madre. El sicario se fue con el dinero que le habían pagado sin cometer el crimen en cuestión y madre e hija acudieron a la policía a denunciar que el sicario las había tangado. ¿lo entienden? Nosotros tampoco.

Vayamos unos meses atrás, cuando una vecina de Madrid y su hija de 20 fueron estafadas por el novio de la madre por una suma de 60.000€. Imagina el disgusto. Así que la hija se lo comentó a su novio de entonces, un joven de 29 años, quien le dijo que él mismo era jefe de los servicios secretos (sic) y que dejara ese tema en sus manos, que sabía lo que hacía. Por supuesto el tipo ni era agente secreto ni nada de nada, si no un geta de cuidado.

Su plan consistía en encontrar al estafador, asesinarlo y vender sus órganos. Así de sencillo. El falso James Bond les prometió que de esa manera podrían recuperar los 60.000€ con los que se había fugado el otro menda.

Lo mejor de todo es que las estafadas y el supuesto jefe de los servicios secretos / estafador firmaron un contrato que llevaba por título “resolución en vista ordinaria” que establecía “con prioridad la búsqueda de [nombre el supuesto estafador]”. Los siguientes pasos consistían en rastrear al sujeto; interrogar a sus familiares y amigos para después proceder a la “sustracción de identidades, descalificaciones y sumisiones”, enlazar con la empresa ‘fantasma’ y “extraerle siete órganos”. Según el punto 6 del contrato, con la venta de los órganos se compensaría el dinero perdido por la estafa.

EL documento contiene perlas surrealistas como esta: “En caso de la negativa del sujeto a donar sus órganos voluntariamente, se le obligará de las maneras establecidas en el código 341 del Reino de España” o “Para la finalización de la operación, el sujeto principal será llevado ante un tribunal antiterrorista encabezado por el general de división”. Además  fijaba un plazo de ejecución de entre 60 y 180 días.

Por si esto fuero poco, en los anexos que acompañan al documento, incluía una especie de currículum vitae con la supuesta trayectoria profesional del jefe de los servicios secretos. A saber: 1.897 objetivos abatidos, 524 capturados, 352 misiones efectuadas o 46 medallas obtenidas. Y todo esto bajo la apariencia de un chaval cualquiera del barrio.

Nuestro falso espía pidió una fianza de 7.000 euros para empezar a trabajar. Teóricamente usaría ese dinero para contratar confidentes y sicarios. Pero pasaban los días y no había noticias de la muerte del primer estafador.

Claro, las mujeres debieron pensar comenzaron a olerse la tostada de que las estaban tangando de nuevo (lo que no sabemos es de donde sacaban tanto dinero para que las vayan estafando a diestro y siniestro) así que se personaron en una comisaria del centro de Madrid a denuncia al novio de la hija por incumplimiento de contrato y haberse llevado los 7.000€ calentitos bajo el brazo. Claro, que estas dos lumbreras no habían pensado antes de denunciar que ellas mismas habían cometido un delito de proposición para el asesinato (Art. 17.2 CP). Imaginamos la cara de asombro del agente buscando donde estaba la cámara oculta al oír el relato de estas dos genios del mal. Por supuesto fueron detenidas ahí mismo, igual que lo fue poco después el novio de la hija.

Madre, Hija y novio-súper agente han sido puestos ya a disposición judicial, pero los tres han quedado ya en libertad con cargos. Supongo que el juez habrá pensado que estos tres no pueden más que atentar contra la inteligencia, así que tampoco son un peligro público. El ex novio de la madre fue localizado por la policía para corroborar que se encuentra en perfecto estado (para no estarlo con 60.000€ en el bolsillo) pero no ha trascendido si la policía los está investigando por el primer timo.

A continuación pueden consultar el delirante contrato firmado entre el superagente timador y las dos lumbreras.

Como dijo el torero el Gallo “Tié q’haber gente pa‘tó”

avatar
  Suscríbete  
Notificar de